viernes, 17 de febrero de 2017

Habitación para dos: la organización es poder

Como ya he comentado, vivimos en mediometrocuadrado. Monísimo, a nuestros ojos, y comodísimo. Por eso, aunque se vaya a ampliar la familia, ni nos hemos planteado mudarnos aunque vamos a estar pelín apretadillos. Además, somos muy de calle. 😜😜
Pero, claro, sí que hay que reorganizar todo porque en el mismo espacio tienen que entrar las cosas de otro miniser. 
Desde que fui madre me di cuenta de dos cosas: nunca se es suficientemente rica ni se está suficientemente delgada. Jajaja. Que no. Esta gilipollez la dijo otra persona (Chanel, concretamente según tengo entendido. Igual porque no tuvo hijos). Lo que yo he descubierto es que nos sobran la mitad de las cosas que tenemos y que siempre hay espacio, es cuestión de orden y de organización. Y cuando me he puesto a colocar todo lo de El Nuevo, he confirmado la segunda afirmación. La primera la confirmo casi a diario. En el mismo espacio de almacenaje que había, un armario y una cajonera en el cuarto de El Santo, ahora están sus cosas y las de su hermanito. Y tampoco están a presión, que conste. Y todavía, de los tres cajones de la cajonera, hay uno que sobra. Bueno, con 4 cosas pendientes de ubicar en su sitio.
Para ello he hecho algunos cambios, lógicamente. Vacié la cajonera y prácticamente el armario, y le di un limpiadico, que nunca viene mal. Establecí divisiones imaginarias, en plan paralelos y meridianos y dije pues lo de El Santo aquí y lo El Nuevo aquí. Y esto es lo que hay así que apáñatelas.
A la izquierda, cajón de El Nuevo. Con todo lo no colgable que en el caso de bebés bebés es casi todo. A la derecha, cajón de El Santo. En cada cajita de ambos está la ropa por categorías, que es más fácil de ordenar y, sobre todo, de localizar. Dobladita en vertical, que cabe más y se ve todo lo que hay.
A la izquierda la parte del armario de El Nuevo. Hay colgadas cosas que podrían estar dobladas, como bodys, pero no caben en el cajón. Y aún tenemos esa balda libre: gallifante para mí. 👌👏 A la derecha, la parte de El Santo. En las baldas inferiores hay muselinas, mantitas...

Sí que es cierto que tengo una caja desastrosa ahora mismo... Normalmente tengo un aparte con ropa de más talla, que voy revisando periódicamente. Esa es esa caja pero reconozco que he metido bastante morralla así que hay que darle un repaso.

También hemos puesto un mueble nuevo, concretamente una estantería que quedara a la altura de El Santo para colocar ordenadamente sus juguetes que, después de Navidad se han reproducido por esporas o algo. Y eso que, comparado con otros peques de su edad no tiene tantas cosas.
Es el modelo TROFAST (en el 90% de los hogares españoles con niños) de IKEA pero con baldas en lugar de cajas. Creo que obliga a estar más ordenado, lo cual es un arma de doble filo, en lugar de lanzar las cosas a las cajas.

Otro cambio que hemos hecho, aunque no era necesario hacerlo ahora, ha sido la cama. Tenía pensado poner una cama compacta. ¿Por qué compacta? Porque me parecía la opción más viable. Las nido son más baratas pero hay que andar todos los días subiendo la cama y, además, pierdes espacio de almacenamiento. Litera imposible ya que en mitad de la habitación hay una pedazo de ventana. Hasta dentro de mínimo un año no haría falta tener dos camas en la habitación, pero con eso de la espera estoy todo el día inventando para estar entretenida y empecé a mirar modelos. Total que surgió una oferta buena y nos liamos la manta a la cabeza. Además, más fácil gestionarlo como monomadre que yendo a ver camitas cargando con dos. ¡Una cosa menos!

A la izquierda la antigua cama. Hemos perdido 15 cm ya que la nueva es de 90 cm de ancho pero hemos ganado la cama de abajo. Bajo la antigua teníamos cuatro cajas con ruedas y ahora dos cajones en los que yo creo que caben más cosas. Uno está casi vacío. Cómo me gusta. 😜😜

El Nuevo estrenará una minicuna de colecho muy chula. Luego la puedes convertir en banquito, juguetero o mesita, lo cual es genial porque la vida útil de una minicuna no suele llegar a más de 6 meses así que es casi peor inversión que comprarse un coche. La idea luego, en función de cómo duerma (rezamos y rezamos para que no sea como su hermano mayor) es que pase a la habitación compartida donde aún está la cuna, mamotreto que estamos deseando quitar de en medio pero que no hemos desmontado porque pa qué. El Santo es que la ha usado hasta hace algunos meses. Luego simultaneaba cama y cuna, elegía el gachón según le apetecía. Si vemos que El Nuevo es igual de maldormidor pues pasaremos la cuna a nuestro cuarto el tiempo que haga falta. Supongo que los segundos espabilan antes así que nuestra esperanza está, no solo en que duerma bien sino también en que pase pronto a la cama. Qué fe tenemos, ¿eh?


También le hemos añadido una balda a la habitación. La compré en Leroy Merlin y es que me pareció tan mono el color y quedaba tan bien con la nueva gama cromática nueva (que de diseñadora de interiores queda esto, ¿no?)... Así nos caben más cuentos y aprovechamos ese hueco muerto (debajo está otra balda y debajo el radiador peor ubicado de la historia.

Luego, en mi línea inventora para entretenerme en la llegada de El Nuevo, he cambiado un poquito la decoración. Supongo que he vivido una especie de síndrome del nido. Simplemente he comprado una colcha para el verano, meramente decorativa porque aquí te dan ganas hasta de quitarte la piel en las noches de canícula, nuevos cojines a juego y fundas de edredón en la misma gama. No ha sido hasta ahora que le hemos puesto edredón al pollo porque, como a muchos peques, era taparle con algo y parecer que le estábamos echando hierro fundido por encima.

Y eso es todo, amigas. Querer es poder y si donde comen dos comen tres, donde viven tres viven cuatro.

 ¿Os gustan la ideas y los cambios? 

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)


Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍