lunes, 9 de enero de 2017

Preparar para la llegada de un hermano: estrategias

Yo no sé si antes se le daba tanta importancia a este tema, a preparar a los hijos ya nacidos para la llegada de un hermano. Pero veo que ahora sí es algo que ocupa a los padres y me parece estupendo ya que tampoco hay que dramatizar pero está claro que es un cambio que no debe ser fácil para los peques. Si el nacimiento de un miniser es un momentazo para los adultos, no me imagino lo que será para un niño. De la noche a la mañana cambia su vida. Si además es el hijo mayor, probablemente acuse más el cambio y no tenga con quien entretenerse porque todos los que le rodean están centrados en el bebé, mirándole, haciéndole monerías... y, total, pa lo que se entera. Qué torpes y poco empáticos podemos ser los adultos. Yo siempre que veo una pareja de hermanos uno de los cuales es un bebé, procuro dirigirme mucho más al hermano mayor y hacerle gracias evitando comentar que si el hermanito esto, que ahora es el mayor... Un poquito de respeto al egocentrismo de los miniseres por favor, que luego pasa lo que pasa...


Al hilo de esto, en los últimos días nos hemos dado cuenta de que, cuando se menciona a El Nuevo, la reacción de El Santo no es precisamente de oso amoroso. Le entra algo raro y variable, según la ocasión, para darle más emoción al tema. Por ejemplo, comprando un patín para el carrito al decirle su padre que lo probara y mencionarle que era para cuando naciera el hermanito, se negó en redondo y montó un pollo... También es que a quién se le ocurre. Primero que le guste y luego veremos. Lo hemos devuelto, por cierto porque entre el odio feroz que desató en el niño y lo incómodo que lo vemos... Y al verlo de nuevo cuando fuimos a devolverlo ooootra vez empezó "no quiero, no quiero, noooo". 😢😟😟 En otro momento, sacando su antigua ropa del trastero todo iba bien hasta que le dije lo que estaba haciendo... Entonces empezó a salirse del trastero y a quedarse en la pared de fuera hasta que salía por él y vuelta a empezar. Y nunca hace eso porque está muy aleccionado para no separarse de nosotros en el garaje. Loca me quedé. 😵😵 Y ya la confirmación fue cuando la abuelasantamaterna recuperó el carrito para que nos lo lleváramos. Al verlo dijo que era suyo (¿se acordaría de que hace año y medio usaba esa silla? No creo pero así fue). Y al decirle que era para el hermano... se abrió la caja de pandora amenizada con gritos de "míooooooo, míooooo es míoooo, quiero unooooo"... En fin, el estudio de estos tres casos nos plantea la hipótesis de un futuro durillo pero ya veremos.

Desde hace meses empecé a pensar cómo suavizar el cambio y he ideado una serie de estrategias para facilitar la llegada del hermanito primero para favorecer que entienda la situación y segundo que la pueda asimilar. Seguramente sean infructuosas porque lo que tenga que pasar pasará y muy probablemente sea que le cueste asumir la llegada ultrademandante de El Nuevo. Pero seguro que algo ayudan


Lectura de libros

Es una buena manera de ir entrando en materia. En mi opinión, cuanto más explícitos mejor, es decir, aquellos que muestren que dentro de la tripa de la madre no hay cervezas ni hamburguesas sino un peque. Esto ya lo estamos haciendo y parece que comprende la situación ahora que mi tripa es más que evidente.
Este se llama Espero un hermanito nos gusta mucho y parece que ha tenido éxito con él aunque incluye una parte que, ahora mismo, no estoy leyendo en la que la hermana mayor expresa que le parece un auténtico mojón tener un hermanito. Y eso que aún no ha nacido... No sé si dejarlo para más adelante o esperar a que se dé ese momento celos una vez haya nacido. Por una parte creo que es bueno naturalizar que puede sentirse mal y que no pasa nada, que estaremos con él y tal... Pero, por otra ¡no quiero darle ideas! Ja,ja,ja. Así que ya veré. Sobre la marcha, como viene siendo la crianza en general 😆😅😅


Evitar comentarios inoportunos

Procuro no decirle que no se tire encima de mí porque está el hermanito. Es que la criatura es un poco brutota y muestra su cariño tipo Pressing Catch (¿os acordáis?). Le digo que es que me hace daño y cosas por el estilo. No sé, igual es paranoia pero no quiero que ya antes de llegar sienta que El Nuevo le aleja de mí.

via GIPHY
Mi hijo a las 6:30 de la mañana CADA DÍA en nuestra cama.


Tampoco me gusta hablar con otros adultos delante de él sobre cómo se sentirá cuando llegue el hermanito, que parece que no pero se enteran de muuuucho más de lo que parece.
Algo que se escapa de mi control pero que si puedo evito es que sean otras personas las que hagan esos comentarios. En una ocasión estaba el pobre con un perrerón porque quería que su padre le cogiera en brazos (el padre está eslomao ya) y estábamos ahí calmándole pero sin ceder y dijo una mujer "uy, pues cuando llegue el hermanito". La gente ayudando...

Observar a familias similares

Familias en las que ya hay un bebé. Cuando veo a una pareja con un bebé recién nacido y otro niño más mayorcito se lo comento a El Santo con alborozo (pobrecito jejeje) y le explico la situación, le hablo del hermano mayor que es como él y del bebé que es como será El Nuevo. No sé hasta qué punto lo entiende pero seguro que más de lo que yo imagino. Además, últimamente cuando ve un bebé me lo retransmite. Por si no sé lo que es o no me he dado cuenta debe ser jejeje.

Enseñarle fotos de cuando él era un bebé

Fotos en las que salga mamando, abrazado por sus tíos, abuelos, amigos y, por supuesto por nosotros para que entienda que eso es lo normal con un recién nacido. Ya le voy explicando el tema de mamar ya que, aunque dejó de hacerlo hace alrededor de seis meses, de vez en cuando últimamente, reclama el pechamen materno. Una cosa muy curiosa ya que solo quiere verlo. Un "tita", ahora "la otra" y se queda tan feliz.

Jugar a las casitas

Como medio para explicárselo también. Lo que he pensado hacer con El Santo es adelantar la celebración de su cumpleaños ya que mi FPP (fecha probable de parto) es el 21 de febrero y el nació el 26. La idea es que el regalo de su cumple sea una casita de muñecas. Para complemetarla he pensado hacerme con esta familia de muñecos de madera ya que incluye a los abuelos, que siempre están apoyándonos y más esos días, y, sobre todo, incluye a un bebé. Lo que quiero es jugar con él y contarle a través de los muñecos cómo será la llegada de El Nuevo, qué cosas haremos cada día... Además creo que a él le podrá servir como medio de expresión de su estado de ánimo una vez haya nacido (casi mejor que le pegue pellizcos al bebé de madera que al hermano real, ¿no?) y a mí para saber cómo va la cosa. Esto es poniéndome en plan sesión de terapia pero, quién sabe. Por otro lado también será un juguete novedoso que le entretenga mientras yo le dé el pecho a El Nuevo.




Regalito del hermanito menor

Cuando nazca el hermano seguramente le hagan algún regalo, lo que es otra jodienda para El Santo. Tengo preparado un regalo para él que le traerá su hermano al nacer (como tengan que salir más cosas por ahí no sé cómo se me va a quedar aquello 😂😂) Cualquier cosa podría valer pero he procurado que sea algo que le entretenga bastante y que pueda usar autónomamente y con El Nuevo y yo a su lado. Me he hecho con una alfombra muy mona que tiene una carretera y con un juegos de bloques con los que se puede formar una ciudad. Espero que le guste mucho y que le entretenga más.


Mi auto-mierderconsejo es...

¡Gerónimoooooooo!... 

y que sea lo que Dios quiera porque esto sí que es una caída libre. 😕😜

¿Qué os parece? ¿Se os ocurren otras cosas o utilizastéis otras estrategias? Contadme, contadme, que toda idea es poca.


9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)

Si os mola, podéis compartir el post pulsando la imagen de un sobrecito que veréis justo aquí debajo. O desde cualquiera de mis redes (que tenéis justo más arriba). ¡Os lo agradecería mucho, mucho, muchooooo!😍😍