jueves, 6 de octubre de 2016

El paso a la cama: barreras

Mi niño se hace mayor. Y parece que ya le va molando más dormir en la cama. Normalmente le damos a elegir ya que, muy acertadamente dadas las noches toledanas que nos ha hecho pasar, en su cuarto tiene una cama y una cuna. La cama no es de niño, de hecho es grande, tamaño 1,05. La que teníamos antes de que naciera, vamos.
Desde hace varias semanas duerme prácticamente todos los días en la cama, excepto los fines de semana que huimos a la playa aunque, a decir verdad, allí suele quedarse sopa en nuestra cama y luego su padre le pasa a la cuna de viaje. Como esto ha sido a la vuelta del verano y antes era un poco el cachondeo quiero cama, quiero cuna, pásame aquí, pásame allá, no nos hemos hecho con una barrera todavía. Para evitar caídas utilizamos la cuna, que ponemos frenada pegada a la cama,  y colocamos una almohada a modo de chiconera. Pero, ay, una mañana que casi nos dan las 8 en la cama, zasca, se cayó. No entendemos bien como porque al pegar la cuna yo la meneo y eso no hay Schwarzenegger que lo mueva. Pero así ha sido. Por suerte, poca cosa.
Así que heme aquí, aprovechando la siesta del lechón para buscar una barrera de cama.

He concluido lo siguiente en este nuevo mundo en el que me sumerjo ya que, como siempre, hay tantas modalidades que es un coñazo elegir:
  • tipos de material: 
    • madera: me parecen más monas pero si se choca es más duro. siempre se puede reciclar la chichonera de la cuna digo yo.

    • textil: las típicas de rejilla: me parecen un poco feas pero reconozco que son anticoscorrones. Eso sí, me dan la impresión de más endebles.



  • Abatible o fija:
    • abatible, para bajarla y hacer la cama con facilidad, que es lo que me interesa. U, ojo, para doblarla y transportarla, pero algunas abaten hacia la cama, no hacia el suelo. Otras abaten hacia los dos lados.
    • fija: seguramente sea más solida y si va a presión se puede quitar con relativa facilidad para hacer la cama

Por otro lado hay que tener en cuenta, digo yo, la altura del colchón (el nuestro es de alrededor de 20 centímetros así que si la barrera es baja no servirá) así como la longitud porque si la barrera es corta se te cae el niño por arriba o por abajo.

 Esta opción alta y larga y apta para camas nido y compactas es ideal si una se pone a pensar en el futuro, con la idea de que compartan cuarto El Santo y el futuro heredero con una cama de ese tipo e igual es buena inversión... Pero me parece más fea que un pie.
Está es bastante larga (150 cm) y discreta (sin colorinchis estridentes ni muñequitos del horror). También es abatible y tiene muy bien precio.

Finalmente, esta podría ser la elección. Se abate hacia los dos lados, lo cual es cómodo para hacer la cama y para transportarla si fuera necesario, es lo suficientemente alta para nuestro colchón (sobresaldría alrededor de 30 centímetros al parecer), y de largo como la cuna que usamos hasta ahora (jejeje). Además creo que tiene buen precio para lo que hay en el mercado.

Los expertos en estas lides, ¿alguna recomendación? 

Y, una pregunta, ¿os volvéis tan locos como yo para comprar algo? Lo que me gusta comparar y comparar...

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)