miércoles, 21 de septiembre de 2016

Sistemas de retención infantil (SRI) a contramarcha

Sistemas de retención infantil (SRI), o en román paladín silla de seguridad del coche, podemos encontrar de dos tipos: en el sentido de la marcha y a contramarcha. Por supuesto que se podría hacer otra división pero, amigüitos, el grueso del tema, para mí, está aquí. La sillas a contramarcha no están muy extendidas en nuestras fronteras si bien son claramente mucho mejor. Y mucho más caras, hasta ahora, también pero nadie le pone precio a la salud o vida de sus retoños. Para nosotros es la inversión más importante que se debe hacer. De otras millones de cosas, que ya sabemos todos la cantidad de chismes inservibles del mundo bebé que hay, podemos prescindir, pero de esto... Además, ¿qué sentido tiene gastar más dinero en el carrito del niño, que durará bien poco, que en la silla del coche, más importante y además más duradera? Además, mucha gente hereda las sillas  pero, por desgracia, suelen ser sillas en el sentido de la marcha.

Mucha gente dice bobadas argumenta que las sillas a contramarcha:

-son incómodas para los niñosno hay más que ver imágenes de niños mayorcitos en este tipo de sillas que NO se convierten en La niña del exorcista ni  muestran nada de dolor o incomodidad; de hecho, si viajan hacia adelante, no tienen donde apoyar las piernas porque no les llegan al suelo y las llevan colgando. Bonitas patadas dan al que va en el asiento delantero además. A contramarcha en cambio, las colocan en posición de indios o apoyan contra el respaldo.
Yo le veo la mar de cómodo. De hecho le mola montarse.
Esta foto es del pollo actual, con dos años y medio y un tamaño bastante considerable.



-hacen que la criatura que va en ellas se maree: si siempre han viajado así, no se marearán ya que están habituados. Creo que la clave está en no cambiarles a una silla en el sentido de la marcha.
-tienen más riesgo de lesión en las piernas en caso de accidente: ¡ups!,pues parece que no. En cualquier caso, mejor una pierna rota que un cuello,
-fomentan que se aburra el pollo y me dé el viaje  ya que no ve nada. Si me meto en una silla de coche, mentalmente ya que el culo lógicamente no me cabe, lo que veo, en caso de que sea en el sentido de la marcha, es el respaldo y reposacabezas del asiento delantero; si es a contramarcha, la amplia ventana trasera que me muestra el paisaje (si el reposacabezas está adecuadamente colocado).
Hace tiempo hice la prueba haciendo una foto a la altura de sus ojos y en sentido de la marcha solo veía el asiento delantero; en su posición a contramarcha ve los coches de detrás, las florecillas del campo y el toro de Osborne.
Foto de hace un año de mi cuenta de Instagram .

-no permiten que veamos a la prole: existen espejos que se colocan delante de los niños y los vemos a través del retrovisor.
Foto antigua con minipinreles. Amorrrrr.




Las zonas críticas (de lesiones) de 0 a 4 años son la cabeza y el cuello y, echándole un poco de visualización, no cuesta mucho imaginar qué pasa con esas partes ante un frenazo: se desplazan hacia delante.  En el caso de una silla a contramarcha no se desplazan porque están apoyadas en la silla la parte trasera de la cabeza y el cuello. ¿Me se entiende? Vamos, imagínate a ti mismo frenando bruscamente; tu cabeza va directa hacia el volante.

Este breve vídeo lo explica muy bien.




Nosotros ahora buscaremos una nueva para que el futuro miniser utilice la actual y El Santo pase al siguiente grupo llegado al momento. Espero que podamos llegar al menos hasta los 4 años, la recomendación de los expertos. Tengo ya una fichada pero seguiré buscando, en mi loco furor comparativo.


¿Qué tipo de silla usan vuestros retoños y por qué os decidistéis por ella? ¿Habéis buscado información sobre las sillas a contramarcha?

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues


Mi casa ;)