jueves, 1 de septiembre de 2016

¿Segundo embarazo? ¿En serio? ¿Ya?

Síiii, otra vez. Nos hemos liado la manta a la cabeza y estamos esperando una segunda criatura. Justo, justo 3 años después de que empezará todode aquella noromántica y a hurtadillas prueba de embarazo que mostró que El Santo estaba en el horno, llegó la noticia de este nuevo embarazo. Así que se llevarán exactamente 3 años. Tan exactamente que si la fecha probable de parto de El Santo fue el 23 de febrero (aunque acabó llegando al mundo el 26)  la del heredero del trono es ¡el 21 de febrero! Sí, solo dos días de diferencia. De ahí el título de este post ya que nos sorprendió, nuevamente, la rapidez del preñamiento.


La verdad es que, por ahora, nos ha salido estupendamente el plan trazado allá por 2014 (sí, soy una loca). Me explico: cuando nació el primogénito (madreeee cómo suena) pensé que lo ideal sería 3 años de diferencia con un posible hermano. ¿Por qué tres años?
-porque creo que cuanto menos se lleven, más se llevarán, en el sentido de una mejor relación
-porque menos de 3 años no lo veía viable en relación a nosotros. Ahí acerté porque con las noches toledanas que nos ha dado lo hubiéramos pasado mal, muy mal, con un pollo menor
-porque así solo pagamos una guarde ya que cuando el futuro hermano se incorpore a ella El Santo entrará en el cole 
-porque tal y como cuadrarían las fechas no le coincidiría (en principio y al menos inmediatamente) a El Santo con ningún cambio fuerte. Bastante tener un hermano como para empezar el cole, quitar el pañal...
-porque con 3 años entiendo que, aunque no lo he vivido y cuando tracé mi plan no tenía ni flores, ya tienes un miniser medianamente autónomo

Por supuesto, mes arriba, mes abajo no hubiera sido determinante pero tal y como ha salido no solo podremos reutilizar los ropajes de El Santo sino que, probablemente, ¡podré estar (morir y gozar) 6 meses con la nueva criatura! (La vez anterior empalmé baja y lactancia con vacaciones). En función de cuando se decida a salir tal vez tenga que incorporarme algunos días pero sería en jornada intensiva así que fácil de manejar para todos.
Así que en este sentido estamos muy contentos. Me siento como Hannibal, de El equipo A. ¿Os acordáis? Ja,ja,ja.


No me temáis, no soy tan calculadora como parezco. Ja,ja,ja.

En próximas entradas os iré contando el mierder primer trimestre e inicios del segundo que estoy pasando, cómo fue nuestra, otra vez, no romántica prueba de embarazo, las revisiones médicas, la bartola y demás aventuras preñiles y ya os anticipo si no terminé el libro del 1er año por supuesto no estoy siguiendo mi propio mierderconsejo de hacer un diario del embarazo. Je,je,je. Mi excusa mental es que todo quedará aquí plasmado. Ahora voy a revisar este post sobre moda premamá porque es totalmente cierto que en el segundo embarazo ¡te sale bartola mucho antes!

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)