miércoles, 4 de mayo de 2016

Cosas raras de los recién nacidos

Los recién nacido son raros per se, al menos a mí me lo parecen. Con sus anquitas de rana por piernas, su cabecilla pelín deforme, sus cuerpos peluditos cual orangután en algunos casos... Mucho amor, sí, pero además bastantes bebés, menos el mío jajaja, nacen más feos que un pie. Sí, es así; me juego el cuello a que hasta Giselle Bundchen era un jorror neotano.
Pero, además de esto, hay otras rarezas que desconoces hasta que tienes un miniser y con las que flipas y, en algunas ocasiones, te cagas de miedo:



-¡Dios mío, le falta un trozo de cráneo! Que noooo. Esto cuando tienes un hijo lo sueles saber de antemano porque estás ya en modo bebé; pero si tu vida es ajena al mundo bebil, puede que no. Yo lo descubrí con mi primer sobrino. Ese hueco o "bujero" en el cráneo se llama fontanela y es el que permite que salga la criatura por salva sea la parte ya que los huesos, aún no unidos, llegan incluso a superponerse para que el cabezón de la criatura se comprima y pueda atravesar el canal de La Mancha, digo del parto. A mí me pareció igual de largo que aquel, la verdad. Da un poco de yuyu porque si se lo tocas late... Pero se va cerrando y en las revisiones el pediatra va controlando que lo haga con normalidad. No problem.

- Les cantan los pies como Antonio Molina. Un tema hormonal será pero me acojonó pensar en las pezuñas de adolescente. Luego pasó.


-Tetas que ni Sabrina o, siendo más actual, Yolas Berrocal. Parece ser que es habitual pero, como (casi) todo, nadie te avisa. A los días de nacer, mi enano resultó haberse puesto un implante de pecho y nosotros sin enterarnos. Al menos eso parecía. Tenía una teta izquiersa, una cosa redonda, forma implante totalmente. Yo ya visualizaba una operación a corazón abierto. También pasó. Mi neurosis también quedó atrás. No fueron buenos tiempos aquellos. Según he leído, la inflamación de las mamas puede acompañarse además, aunque se trate de niños, de leche. ¿Cómo te quedas? Se conoce como "leche de brujas"y se debe a la transferencia de estrógenos de la madre.

-Regla ¡los primeros días de vida de una niña! Esta, por si acaso, ya me la sé. La aprendí con el tema de la teta del peque. Sí, es relativamente frecuente que se produzca un sangrado y tiene hasta nombre: mínima pubertad precoz de Jaquet. La causa es la misma que la del efecto Sabrina-teta: los estrógenos maternos que pasan a la criatura. Supongo que también dejará muy locos a los progenitores que lo vivan y lo desconozcan.

-Efecto Nacho Vidal: mi hijo tenía casi más grande la merienda que la cabeza. Su tío y padrino, orgulloso estaba. Ja,ja,ja. Luego todo volvió a la normalidad. Al parecer también puede ocurrir al contrario, es decir dar la impresión de que el miniser viene sin criadillas. Pero no, no estaban muertas, estaban de parranda, o más bien, escondiditas en el abdomen. Entiendo que esto lo ve el pediatra así que si ocurre hará seguimiento hasta que hagan su aparición.

-Acné, granos, sí, de adolescente total. También obedece a las hormonas maternas y se quitan con el paso de los días o semanas. Por supuesto, no hay que tocarlos, aunque ganas no nos faltarán.

-Caspa gigante, o costra láctea. Esto sí que es más conocido, supongo que porque es más visible. A mí me daba entre asquete (amoroso por supuesto) y ganas de quitárselo cosa que no hay que hacer. Esto sí puede durar bastantes meses, pero tranqui todo el mundo, que cuando entre en el cole fijo que tiene un cuero cabelludo perita.


En fin, sí, por algunas de estas curiosidades parece que has parido un adolescente en miniatura. No sé quién puede dar más la tabarra en algunos momentos, jajaja. Pero todo se pasa hasta... dentro de 13 o 14 años.

¿Vivistéis alguna experiencia surrealista más con vuestros recién nacidos?

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues



Mi casa ;)