miércoles, 23 de marzo de 2016

Los milagros de la anticipación

Los milagros de la anticipación (como prevención de las rabietas) están poco documentados según mi breve y restringida investigación. Sí, no os voy a engañar, solo he dedicado un par de ratos a buscar artículos sobre los beneficios del uso de esta artimaña. Pero no deja de ser curioso que san Google me devuelva pocas respuestas. Sí que hay bastante información relativa a niños con TEA (trastornos del espectro autista) pero no para niños sin esta afectación. Los que estéis algo familiarizados con ella sabréis que es de vital importancia para estos niños anticiparles qué es lo que va a ocurrir, a través del uso de agendas visuales, por ejemplo. Con ello se consigue reducir su inflexibilidad y mejorar su adaptación a los cambios.  Pues bien, lógicamente no de la misma manera, me parece que es una herramienta maravillosa para ahorrarnos berrinches coñazos de los peques y propios así como para fomentar que nos hagan un pelín de caso. Después de todo, a los adultos tampoco nos gusta la incertidumbre ni las sorpresas chungas.


Tras leer el fantástico libro El cerebro del niño, del que debo un post, me cercioré de que hasta los 3 años date por jodido no hay más que aguantar lo más templadamente posible las rabietas. El raciocinio está en fase de desarrollo, al igual que el lenguaje, de manera que entre que ellos no se pueden explicar bien y que no entienden lo que tú les quieres razonar... Así que me dispuse a desarrollar mi paciencia o arte de hacerme la loca, a seguir sufriendo en silencio y, cuando no pudiera más, a intentar disimular los momentos "te-quiero-pero-te-estronciaría-ahora-mismo", es decir evitando gritar o hacerle una sardineta. Que de todo ha habido, como en todas las casas. ¿En la tuya no? ¿De dónde decías que eras? ¿De Marte? No, en serio, enhorabuena entonces. Súper enhorabuena. Pero, como hay luz al final del túnel, por si no eres de estos privilegiados, te dejo aquí mi

#mierdertruco educativo


lunes, 21 de marzo de 2016

Organizando -la jungla de- los juguetes

Miles, millones de juguetes se agolpan desordenados, con piezas perdidas bajo sofás y muebles en nuestra casa. Bueno, tal vez ni miles ni millones, pero, decenas fijo que sí. Y me pone muy nerviosa. Dada la afición de El Santo de lanzar cualquier objeto que caiga en sus manos y la relativa pachorra, en lo que a orden se refiere, de sus padres nos van faltando ya algunas piezas, no rotamos todo lo que nos gustaría los juguetes, el peque no puede elegirlos siempre... 

Así que he empezado a poner remedio al tema:


Las cajas en las que viene los juguetes suelen ser más grandes de lo necesario así que ocupan mucho y no es práctico para mí y mi metrocuadrado de piso conservarlas. En la mayoría de ellas aparece una imagen del juguete que contienen así que la he ido recortando en los últimos juegos que han caído en las zarpas de El Santo. ¿Para qué? Para poder guardarlos en cajas más pequeñas pero viéndose sin abrirlas lo que contienen. Así el enano puede señalar el juego que quiere y nosotros tener a ojo mano de forma fácil más diversidad de juegos. ¿No os pasa que se os olvidan algunos porque no los véis?


miércoles, 16 de marzo de 2016

Reutilízame: casita de cartón

El Santo ya es propietario. Las calidades dejan mucho que desear, como es habitual en la construcción moderna. Pero él está tan feliz y sin hipoteca ;)

Esta es la historia de una madre que parecería que tiene mucho tiempo libre, pero noooo, y menos precisamente en el momento que le dio por darse al DIY. De hecho, desde que vio mentalmente su "obra" hasta que la pergeñó pasaron un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, semanas. Bueno, no tantas, pero dos sí.
Y qué queréis que os diga, me daba ya cosa y asco tener una caja en la terraza cogiendo polvo. Así que el sábado por la mañana me dije, venga, a lo loco, sin cúter ni nada, ábrele un par de huecos a modo de puerta y ventana y listo. Total, para el raciocinio que tiene la criatura.


miércoles, 9 de marzo de 2016

Primeras veces: descubriendo la nieve

Qué bonitas son las primeras veces... Ese primer sonido de la palabra "mamá" saliendo de su boca... Luego ya cuando es a voces y lloros a las 3 de la mañana ya no mola tanto peeeeero esa es otra historia. Aprovechando el último puente nos lanzamos a que El Santo viviera una "primera vez"  muy frozendiana. Pusimos rumbo al norte en un viaje de 800 Kilómetros, ahí es nada, para reunirnos con la familia y ¡descubrir la nieve! 
Señalando su flipe con el dedito

Así que aquí os dejo los...redoble de tambores...

#mierderconsejos facilitadores de convivencia vagonil y de vida en general en un viaje de este tipo:

miércoles, 2 de marzo de 2016

Lo que le diría a una primeriza a punto de parir

Lo que le diría a una mujer a punto de parir probablemente no es muy bonito ni exacto, ya que se basa en mi (mierda)experiencia. Pero yo hubiera agradecido mucho, muchísimo, que me lo hubiera contado alguien, quien fuera, antes de dar a luz, porque bonita sorpresa el postparto. Venga a meter miedo con el parto y de lo que viene después, muuuucho más duro en mi opinión, nadie dice ni mú. Como si estuviera feo hablar mal porque ya está el niño en el mundo y hay que ser feliz, cabalgar sobre unicornios y dormir sobre brillantes arco iris. Los cojones (con perdón). Mi postparto fue absolutamente jorrible, la peor etapa de mi vida a nivel físico hasta la fecha. Sin duda. Ni siquiera he escrito sobre ello, yo creo que para no recordarlo. Pero...

-Cada parto es único

 Puede ir como la seda o complicarse un poquito. No tengas miedo, que la cabeza hace mucho, pero estate preparada ante las opciones que pueden surgir. Esto te permitirá no giñarte. Bueno, eso no, que va en el pack parto así que tenlo en cuenta también y cero vergüenzas. Pero sí te permitirá tener una respuesta más rápida y positiva ante los imprevistos. Por supuesto lo normal es que te pase aquello para lo que no te has preparado psicológicamente. Murphy siempre presente. Yo, pensé mucho "si es cesárea no pasa nada, si es cesárea no pasa nada". Y no lo fue. Bueno sí, pero en el jopillo, que menuda cantidad de puntos llevo ahí. Es que valgo para un roto y un descosido. Fueron bastantes otras cosas como os conté en los post sobre el noparto.

-Cada postparto es único