domingo, 7 de febrero de 2016

¿Todavía no has preparado la maleta para el hospital?

"¿Todavía no has preparado la maleta para el hospital?" es la pregunta que te hacen casi antes de que salgan las dos rayitas en la prueba de embarazo. Además, lo hacen con voz trémula y tu sientes que el suelo se abre bajo tus pies, que tu hijo va a llegar desolado al mundo. Nada más lejos de la realidad, ya que lo normal es, por desgracia, que desde que te pongas de parto hasta que tengas a tu retoño en los brazos, te haya dado tiempo a: hacer una detallada lista de lo que te quieres llevar al hospital; peregrinar por todas las tiendas de puericultura para comprar una inutil ideal bolsa para el embarazo (antes muerta que sencilla); dar un agradable paseo de vuelta a casa; hacer la maleta.  25 veces. Sí, señoras, tanto meter prisa y luego sobra tiempo a raudales. A ver, que no digo yo que no haya que tener más o menos claro qué llevar pero es que, además, resulta que si se te olvida algo te lo pueden traer. Sí, sí, no cierran la puerta del hospital hasta que sales ya con el miniser. Maridos y demás acompañantes entran y salen, van y vienen. El mundo sigue girando aunque a nosotras, entre contracción y contracción, no nos lo parezca.

Yo cedí a la presión social y, con tiempo, metí algunas cosas. Cosas que luego tuve que sacar porque no sabía si esto o lo otro lo había metido.

Así que aquí vengo yo a mierderaconsejarte sobre qué llevarte en este primer post conmemorativo del segundo cumple de El Santo. La idea es que haya uno por semana hasta su día, el 26 de febrero.


Los primeros mierderconsejos deberían ser:


- no prepares la maleta mucho tiempo antes

-haz una lista de qué quieres llevar

 Si metes algo táchalo para que luego no olvides que ya está dentro (ya sabes eso de la mala memoria de las embarazadas) y no tengas que andar con el metesaca que mira donde estás por otro metesaca de hace 9 meses.

-recicla alguna bolsa o maleta (mona)

Sí, no te hagas la sueca, tienes un montón; no hace falta comprar ninguna. Además, puedes aprovechar la del carro del infante si quieres llevar algo cuqui. Porque sí, las dos sabemos que has cogido una bolsa muuuy mona para dar paseitos. Esto es de 1º de maternidad, vamos. Pero bueno, que si te hace mucha ilusión, pues ya está. Te lo mereces.


Y ahora sí que sí, he aquí lo que aprendí sobre 

qué es lo importante que hay que llevar al hospital

- toallita para salir de la ducha (para los pies, vamos)

al menos en mi hospital te duchabas y al salir... peligro de muerte por resbalón. Además de que no estás precisamente en tu momento gimnasta
wwww

-toalla de cuerpo

a menos que te vaya eso de secarte por partes porque la toalla que te dan le sirve a tu hijo y sus 50 centímetros pero a un adulto medio como que le viene corta
wwww

-gel, champú, cepillo de dientes, peine y demás artículos de higiene

wwww

-compresas güenas

en el hospital me ponían una especie de colchón (por la forma pero también por el tamaño lo digo) de algodón envuelto en una red. La verdad es que los primeros días pues merece la pena porque cuestan la mitad y como no paras de soltar higaditos de pollo pues te tienes que cambiar muy a menudo. ¿Sabes todas las compresas que te has ahorrado durante el embarazo? Pues ahora las vas a recuperar todas. Y las del próximo lustro también. Pero la comodidad es importante. A mí me fue genial con las de la marca Febus y las estrené para salir del hospital y andar, si es que se le puede llamar así a lo que yo hacía aquellos días, más cómoda. No hay color.
wwww

-almohada

sí, yo literalmente acampé en la habitación pero es que estuve cinco días y cuatro noches... Y las almohadas de allí eran para llorar. Si tuviera que elegir, creo que este artículo estaría de los primeros de la lista que me llevaría.
wwww

-cargadores varios

que si móvil, que si tablet, que si libro electrónico, que si batería de la cámara. Sobre todo si te hacen pase VIP y estás allí que pareces de la plantilla, viene muy bien tener algo de lectura y demás entretenimiento.
wwww

-sábana bajera

el maromo también tiene derecho. Esos sillones, por no llamarles potros de tortura, en los que pasan la noche tienen la clara finalidad de putear al sujeto para que se vaya acostumbrando a las noches en vela. Encima son de un material muuuy chungo, al tacto y a la vista, que hace que parezcan más un tobogán que otra cosa. El Santo sénior se resbalaba así que pusimos una sábana bajera y arreglau. Además de ser más limpita y acogedora la cosa. Truco: poner la típica silla para las visitas pegada de forma que parezca que duermene volando en primera clase. Juas, juas. No es la panacea pero sí mejora algo la comodidad.
wwww

-ropa para salir

no flipes y te lleves unos pantalones de antaño. No, no te entrarán. La mujer más rápida que conozco tardó una semana, que me parece un mega récord, en poder volver a embutirse en uno pantalones previos al embarazo. Yo, sigo en la lucha. Me queda media (una) talla. Yo, como iba recién duchadita y en cuanto llegas te ponen un sexy atuendo culo al aire, utilicé la misma ropa al llegar y salir del hospital. Para el miniser, depende de la estación pero no olvides que los primeros días les cuesta regular la temperatura. Vamos, que tienen más frío que en el bautizo de Pingu. Se recomienda body y gorrito y un pelele. Yo, como El Santo aterrizó a finales de febrero, me pertreché de toquillas y le puse una y una mantita por encima. 
wwww

-zapatillas y calcetines

de eso no te dan nada y de pie te pondrás así que. En paritorio se te pueden quedar helados los pinrreles de forma que también conviene abrigar los piececillos.
wwww

-sujetadores de lactancia

para poderte sacar la tetuela con facilidad, que bastante te costará maniobrar al principio para darl el pecho
wwwwwwwwwwwww

Lo que no utilicé:

-mis camisones: utilicé los del hospital y ni tan mal.
-braguitas desechables. Me parecen poco cómodas aunque la mar de prácticas pero... Que no. Además, que yo tenía el culo muy gordo.
-ropa del niño (solo la que le pusimos para irnos a casa pero llevaba algunos porsiaca)
-pañales del niño: en el hospital (público) te los dan. De hecho le cambian muchas veces las enfermeras.
-discos para el pecho. Como los primeros días lo que hay es calostro y este no es tan abudante, no me hizo falta. Al menos así fue en mi caso. Si la subida es pronto pues igual sí sería necesario tenerlos pero normalmente esto ocurre cuando ya has vuelto a casa.

Especifico que di a luz en un hospital público. En los privados sí que hay que llevarse más cosas. De los enanos creo que hasta los pañales.

Y, no se me puede olvidar que de lo más lo más importante es tener instalada correctamente la silla del coche. No es momento, recién parida que no te puedes casi ni menear, de ponerte a pelearte con la silla. Y tu marido o similar tampoco porque entran los nervios nerviosos y ahí no atina nadie. Por supuesto, en la silla del coche hay que quitarle todo al bebé para aborcharle. Los cinturones deben ir pegados al cuerpo, sin mantas ni abrigos ya que se reduciría enormemente la seguridad en caso de accidente. Si hace frío le puedes tapar por encima del arnés. Y casi igual de importante me ha recordado El Santo Sénior que no hay que hacer el pringao llevando quinientas cosas del tirón. Se puede dejar algo en el coche. Nosotros nos plantamos en ingresos que parecía que nos mudábamos al hospital y, como a mí me pasaron a monitores, se quedó la criatura con abrigos, paraguas, maletas, mochila... Pobretico. Ja,ja,ja. De eso, hablé aquí, en la primera crónica parturienta: El No parto. Capítulo I. Llegada y primer día de hospital



¿Qué llevasteis vosotras?

¿Añadiríais o eliminaríais algo de mi friqui lista?

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)


*Mierderconsejo: consejo sobre la p/maternidad que a todos nos dan y ninguno pedimos. Pero, por si te sirve, ahí lo dejo. ;) Recopilación de ellos aquí