miércoles, 27 de enero de 2016

Hijos y prisas mañaneras

Hijos y prisas mañaneras es una mala combinación. Pero de nosotros depende que la cosa salga mejor o peor. Y, con muy poca vergüenza porque hace tiempo que no publico porque no me organizo, vengo a dar lecciones de organización y a contar mi sencilla estrategia mañanera para que fluya un poco más la salida de casa.

Porque, ¿quién no vive con el cerebro acelerado por las mañanas? ¿Quién no se pone el jersey en el último minuto porque si no sale sudando como un pollo de casa? ¿A quién no le dan ganas de divorciarse según cierra la puerta de casa después de un sinfín de reproches absurdos y reiterados "voy a llegar tarde"?



A veces escucho a padres decir que por la mañana "imposible que se vista solo porque llegaríamos tarde". Igual no es el momento de ponernos a enseñarles pero tal vez despertando a la criatura 10 minutos antes pueda ayudar un poquito cuando le ponemos la ropa (que ya es algo) e iremos menos agobiados. Pero bueno, a lo que iba, que yo he venido aquí a hablar de mi libro mierderconsejo para agilizar las mañanas y llevarlas con alegría, calma, dignidad.

Cuando me incorporé a trabajar tenía que organizarme teniendo en cuenta que le daba el pecho antes de irme al curro. Ahora también pero como el tío madruga que da gusto ni me pongo el despertador. Qué gran ventaja jajaja. Así que empecé a hacer algo que no había hecho en mi vida. Dejar la ropa, el desayuno, mi bolso y todo lo que pudiera, preparado el día anterior. Puede parecer una chorrada pero me ahorra muchísimo tiempo por las mañanas y en general. En general porque el espesor mental mañanero hace que lo que preparo en 10 minutos por la noche se alargue indefinidamente por la mañana. Que el enano esté por medio full of energy por las mañanas también ayuda. Seguro que muchas lo hacéis de toda la vida de Dios, pero yo antes era un espíritu libre. 
Poco a poco me he vuelto loca he mejorado mi sistema. Los fines de semana, supongo que como en todas las casas, ponemos lavadoras a cascoporro. Por tanto, hay montañas de ropa (que ríete tu del Himalaya) por guardar. Lo que hago es no guardar aquella que sea "uniforme" del cole sino organizarla directamente por día de la semana. Lógicamente  habrá camisetas, pantalones o calcetos que ya estaban lavados y organizados. Cuando ya he dispuesto toda la ropa recién recogida veo que falta y completo.

 
Ropa preparada para toda la larga semana


Es un truco muy sencillo pero que me da mucha paz. La ropa del lunes, martes y miércoles la dejo apilada en nuestro cuarto, que es donde le vestimos, dividida por el pañal de turno. Muy pro, no me digas que no. Juas, juas. Jueves y viernes quedan en un cajón del pollo, que si no tendríamos la torre de Pisa. Lo hago así porque lunes y martes trabajo más horas y es un poco creisy todo.

Mierderconsejo*:

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Ah, no, que esto no es mío... 
No prepares mañana lo que puedas preparar hoy. Prevén sudores y reproches mañaneros. ;)

Y vosotros, ¿sufrís jorrormañanas de acelere?¿Preparáis las cosas por la noche?  

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)


*Mierderconsejo: consejo sobre la p/maternidad que a todos nos dan y ninguno pedimos. Pero, por si te sirve, ahí lo dejo. ;) Recopilación de ellos aquí