miércoles, 27 de enero de 2016

Hijos y prisas mañaneras

Hijos y prisas mañaneras es una mala combinación. Pero de nosotros depende que la cosa salga mejor o peor. Y, con muy poca vergüenza porque hace tiempo que no publico porque no me organizo, vengo a dar lecciones de organización y a contar mi sencilla estrategia mañanera para que fluya un poco más la salida de casa.

Porque, ¿quién no vive con el cerebro acelerado por las mañanas? ¿Quién no se pone el jersey en el último minuto porque si no sale sudando como un pollo de casa? ¿A quién no le dan ganas de divorciarse según cierra la puerta de casa después de un sinfín de reproches absurdos y reiterados "voy a llegar tarde"?



A veces escucho a padres decir que por la mañana "imposible que se vista solo porque llegaríamos tarde". Igual no es el momento de ponernos a enseñarles pero tal vez despertando a la criatura 10 minutos antes pueda ayudar un poquito cuando le ponemos la ropa (que ya es algo) e iremos menos agobiados. Pero bueno, a lo que iba, que yo he venido aquí a hablar de mi libro mierderconsejo para agilizar las mañanas y llevarlas con alegría, calma, dignidad.

Cuando me incorporé a trabajar tenía que organizarme teniendo en cuenta que le daba el pecho antes de irme al curro. Ahora también pero como el tío madruga que da gusto ni me pongo el despertador. Qué gran ventaja jajaja. Así que empecé a hacer algo que no había hecho en mi vida. Dejar la ropa, el desayuno, mi bolso y todo lo que pudiera, preparado el día anterior. Puede parecer una chorrada pero me ahorra muchísimo tiempo por las mañanas y en general. En general porque el espesor mental mañanero hace que lo que preparo en 10 minutos por la noche se alargue indefinidamente por la mañana. Que el enano esté por medio full of energy por las mañanas también ayuda. Seguro que muchas lo hacéis de toda la vida de Dios, pero yo antes era un espíritu libre. 
Poco a poco me he vuelto loca he mejorado mi sistema. Los fines de semana, supongo que como en todas las casas, ponemos lavadoras a cascoporro. Por tanto, hay montañas de ropa (que ríete tu del Himalaya) por guardar. Lo que hago es no guardar aquella que sea "uniforme" del cole sino organizarla directamente por día de la semana. Lógicamente  habrá camisetas, pantalones o calcetos que ya estaban lavados y organizados. Cuando ya he dispuesto toda la ropa recién recogida veo que falta y completo.

 
Ropa preparada para toda la larga semana


Es un truco muy sencillo pero que me da mucha paz. La ropa del lunes, martes y miércoles la dejo apilada en nuestro cuarto, que es donde le vestimos, dividida por el pañal de turno. Muy pro, no me digas que no. Juas, juas. Jueves y viernes quedan en un cajón del pollo, que si no tendríamos la torre de Pisa. Lo hago así porque lunes y martes trabajo más horas y es un poco creisy todo.

Mierderconsejo*:

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Ah, no, que esto no es mío... 
No prepares mañana lo que puedas preparar hoy. Prevén sudores y reproches mañaneros. ;)

Y vosotros, ¿sufrís jorrormañanas de acelere?¿Preparáis las cosas por la noche?  

9 besos y 1 abrazo

Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)


*Mierderconsejo: consejo sobre la p/maternidad que a todos nos dan y ninguno pedimos. Pero, por si te sirve, ahí lo dejo. ;) Recopilación de ellos aquí 


jueves, 14 de enero de 2016

Reuniones de amigos con hijos, sin hijos.

Las reuniones de amigos con hijos, sin hijos (benditos abuelos), son lo más. Es el entorno ideal para compartir las penas de tener hijos. Que las hay. El espacio en el que queda claro que somos tontos, muy tontos, porque nos aferramos al "mal de muchos" como nuestros herederos a sus muñecos favoritos. Pero qué gustito da.


Cuando se queda con amigos que no tienen hijos ocurren varias cosas:
-con respecto a tu mirada, otrora fija y sin tics por falta de sueño: si vas con tu hijo y es pequeño, tu amigo probablemente acabe hablando mirando al horizonte ya que tu mirada zigzagueará detrás de ese ser vivo medio racional que no para de moverse, de llamarte, de intentar tirar todo lo que quede al alcance de su mano... Si el que te habla tiene hijos la conversación directamente se producirá por telepatía. Todo esto muy probablemente se intercalará con miradas asesinas hacia tu parte contratante, que muy probablemente se haga la loca hasta que le lances a la criatura junto con un "ahora te toca a ti".
-en relación con la conversación, antaño pseudocultureta versando sobre política y otras cosas interesantísimas, vayas con o sin hijo, tenderás a dar el coñazo hablando sobre él. Sobre todo si te rodean otros padres sufridores. Un horror para los sin hijos y un no parar de morderse la lengua para los con hijos. Los sin hijos se van entre aterrorizados y pensando lo que exageran sus amigos (ya te enterarás, ya) y los con hijos algo desahogados pero con sentimiento de culpa por la chapa dada.

Por eso, cuando todos los reunidos tienen hijos, alguien, no falla, dirá: "no vamos a hablar de los niños". Es el pistoletazo de salida para que comience el carnaval de: no duerme nada, menudos pollos me monta, me encuentro fatal por no descansar, nos vamos a divorciar... Y esto se acompaña de risas hasta la extenuación y de un relax físico inenarrable por no tener que comer con más de 13 kilos encima ni sentirte un pulpo (quién tuviera tantos brazos y manos por favor) quitando cosas de en medio para que no las convierta en armas arrojadizas.

El que no le ha dado un cachete a su angelito, le ha pegado una patada a la cuna por no dárselo, le ha dado un muy útil bocinazo a las 3 de la mañana para que se duerma, disfruta el día que tiene inglés y llega más tarde a casa o ha querido huir del país en muchas ocasiones. Todo esto aderezado por múltiples agradables broncas parejiles que ayudan mucho a sobrellevar el momento y son un maravilloso ejemplo de gestión de la ira para esos futuros adultos de los que somos responsables.  Y ese encuentro de amigos es el momento ideal para contarlo, echar la mierda de culpa fuera porque te sientes entendido y no juzgado. No es que se orgullezca nadie de esos comportamientos, en absoluto. Mis amigos, maromo y yo procuramos ser padres sensatos y coherentes, amamos a nuestros pollos por encima de todo y procuramos lo mejor para ellos. Pero también compartimos las ganas de estrellarles contra la pared de vez en cuando. Y estoy, que suena de ser primo hermano de Herodes, es real y literal. Solo que uno se reprime y, por supuesto, se siente como un mojón solo por tener las ganas de hacerlo. Cuando ya se actúa mal el sentimiento es de ser la mierda de la mierda.

Qué importante es compartir, saber que, más o menos, todos vivimos las mismas situaciones agotadoras y estresantes. Se reduce la sensación de soledad y hace que, en los momentos de craisis, recuerdes anécdotas y casi esboces una sonrisa. Casi porque esos momentos son... muy tremendos. Ya si acaso te ríes cuando la criatura cae en brazos de Morfeo.

Mierderconsejos  para mantener la salud mental durante la crianza:

-evita hablar de crianza ante gente sin hijos: es un coñazo para ellos y muy probablemente ni te entiendan ni te crean. 
-procura hablar MUCHO de crianza con gente con hijos; desahogarse y sentirse comprendido ayuda taaaanto. Pero sé selectivo; no lo hagas con la madre de la tribu de los Brady (que por cierto es más falsa que Judas pero tú te la creerás a pies juntillas) sino con gente honesta y humana, es decir, que se equivoca.
-sé condescendiente contigo mismo, que no conformista. Aquí todos nos equivocamos, pero hay que perseguir la mejora.

Gracias, Sara, Pepe, Pilar, Mariví, Álex por la terapia. Gracias Niki por aguantarnos. Gracias Sole por creernos y tener poco miedo. Gracias Romerito por dejarnos desahogarnos lo poco que nos vemos.  Gracias Juan y Rocío por querer convivir con nosotros con el pollo de por medio.

Gracias a todos los que contáis las cosas como son y gracias a los que no juzgáis incluso aunque no compartáis situaciones o modos de proceder.


Por cierto, no sé si lo conocéis y no a todo el mundo gusta (a mí sí) pero para estas cosas del desahogo es perfecto el club de Malasmadres

Por ciertooooo, ¡que estoy nominada en los premios de Madresfera en la categoría personal!

Por fa, por fa, por fa, ayúdame con tu voto. Es múy fácil de hacer; solo tienes que pinchar aquí y después, confirmar tu voto cuando te llegue un mail a tu correo, que si no no cuenta.




9 besos y 1 abrazo


Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)

domingo, 10 de enero de 2016

Mis propósitos para 2016

Mis propósitos para 2016 han sido largamente meditados. Un listado de cosas concretas por hacer me resulta abrumador. Y en diciembre me resultaría probablemente frustrante. Si bien es cierto que hay que concretar los objetivos, es fundamental, y no plantearse cosas abstractas que luego difícilmente podemos evaluar, creo que he llegado a un término medio. Y he aquí mis propósitos:


  -  Paciencia (social): contar hasta 10, hasta 100, hasta 1.000 y así hasta el infinito; procurar cerrar la boca mucho, mucho y pensar, más aún, antes de abrirla; Empatizar con el prójimo hasta el límite del autoengaño

 - lectura (diaria): en lugar de dejarme caer en plancha en el sofá intercalando móvil y tele

 -  Orden (físico): una vez a la semana, al menos, abrir un cajón o armario y tirar/donar lo prescindible reorganizando el espacio: - es +

 - mesura (alimenticia): reducir el azúcar, los procesados… muriendo de pena, vaya, hasta acostumbrarme, que voy a ser la hermana del novio y tal vez algún día madre de nuevo y, para esto, hay que prepararse muy mucho



Cómo lo evaluaré:


- por la mejora de mis relaciones (aunque con la mano en el bolsillo le esté haciendo la peineta al que tenga delante-probadlo, es súper terapéutico-) así como por el descenso de la onda vital que a veces me atraviesa en forma de ojos inyectados en sangre

- en función del número de páginas libros leídos

- según vayan saliendo cosas de casa y se incremente el espacio y el orden. Este objetivo lo llevo francamente bien, por ahora.

- subiendo la ropa que yace plácidamente en el trastero desde el embarazo (aunque he recuperado parte, afortunadamente) así como observando el carro de la compra. Por supuesto "el lunes empiezo".


No incluyo recuperar el deporte hasta que no recupere el dormir. Jajaja. Bueno, algo se intentará. 

¿Os habéis planteado propósitos? En un post anterior os dejé un imprimible mu mono para que los anotéis. Espero que los cumpláis todos, toditos, todos.

9 besos y 1 abrazo


Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)

jueves, 7 de enero de 2016

La (des)ilusión de los Reyes Magos

La (des)ilusión de los Reyes Magos ha ensombrecido este día. La verdad es que tenía olvidada la magia (qué cursi pero es así) que lo acompaña porque al vivir lejos de la familia no coincidimos en la fecha y los regalos y demás nos los damos antes. Pero el año pasado empecé a revivirlo un poco, pese a ser El Santo tan mini que no se enteraba de nada. Y, ¿por qué se ha chafado? Pues la cosa viene de antes, cuando empecé a leer opiniones sobre lo que puede suponer este "engaño" para los hijos. La verdad es que no estoy de acuerdo en absoluto con las secuelas que pueda tener porque ni siquiera pienso que se pueda considerar una mentira. Yo creo que es precioso para padres e hijos. Personalmente para mí no fue ningún trauma descubrir la dura verdad. Até cabos, pregunté, obviamente me lo contaron, y me sentí mayor. Así que todo estupendo. No digo que todos los casos sean así pero tampoco nadie me ha contado que viva un trauma por ello. Me resultaría muy raro que alguien guardara remordimiento a sus padres por haberle hecho creer en los Reyes ya que se hace por crear una fantasía que conlleva momentos muy agradables y bonitos de vivir y recordar. Pero puede ser que alguien así lo sienta. Tampoco creo que este tipo de "mentira" tenga las mismas consecuencias que otras que ocultan o niegan la realidad. Me parecen cosas muy, muy distintas. Y esa es la parte uno. Hasta aquí, nada tampoco muy grave pero sí me dio que pensar y la conclusión fue, con todos mis respetos, que estamos muy tontos, así, en general, la sociedad.

Pero después, la víspera de Reyes, llegó la hecatombe (pelín exaherá soy, lo sé). Cancelaron la cabalgata de nuestra ciudad por lluvia. Y después no cayó ni una gota. Chasco 1 ya que además volvimos de viaje para verla con el enano. La mañana siguiente, día de Reyes, llegó el chasco 2-3-4. Me mandaron imágenes por whatsapp de otra cabalgata que, para mí, ni fue cabalgata ni nada pero de la que no había visto nada hasta ese momento. Un chiste a mi parecer, con unos Reyes disfrazados, pero de verdad, con una especie de ropa rollo hipster comprada en Aliexprés o similar. Al principio me descojoné porque pensaba que era broma pero cuando me dijeron que no, ya no me hizo tanta gracia. ¿Acaso se creen que los niños son idiotas?

También por Whatsapp me llegó lo de las tres reinas magas. Esto lo había oído pero me figuré que irían disfrazadas de hombres. Nuevamente me dio un ataque de risa porque los memes, como veréis, son un puntazo.

 

Pero se me pasó la risa porque me parece tan absurdo querer desvirtuar la realidad, aunque sea una fantasía, en aras de un absurdo modernismo: reyes vestidos de los chinos, reinas magas con pinta de brujas (con todo mi respeto para esas mujeres, lo digo por el meme que no me negaréis que más cachondo no puede ser). Y cualquiera que me conozca sabe que no soy precisamente una machista pero lo que no es no es. Creo que las cosas tienen que ser naturales, lo que son y, sobre todo, respetar el imaginario colectivo infantil de los niños, que les vamos a hacer un lío... No vamos a cobrar más las mujeres porque haya Reinas Magas. Ni a planchar menos. Ni a morir menos. Desgraciadamente no. Hay que enfocar los esfuerzos en otras cosas más serias y fructíferas. 

Y, para más inri,  me entero por una compi bloguera fantástica (que no menciono porque no tiene que estar de acuerdo con todo lo que yo digo aquí) que en la cabalgata chinorri aparece un individuo, que en casa hemos apodado "Pelusillo" (por el atuendo), que se queda más ancho que largo cuando le preguntan que desde cuándo conoce a los Reyes y, en directo en la tele, contesta que desde que conoce a sus padres. ¿Se puede ser más tontolbote? Parece ser que es el autor de esto que no tiene desperdicio sobre su opinión sobre los Reyes Magos. Aquí podéis ver el vídeo y la cara de póquer que se le queda al reportero y a la pobre especie de gallina caponata a la que le pasa el marrón.


Por otro lado también me ha saturado aquella gente que va de antiNavidad (época que hasta la fecha no ha mordido a nadie, nos da vacaciones y propicia juergas y reencuentros), da lecciones a cascoporro sobre la "falta de respeto" (flipo) que suponen los elementos religiosos que OBVIAMENTE, nos guste o no, la representan, jura que pasa de todo el tema y de los Reyes y luego acaba dándole bien al turrón y a los villancicos y con un árbol de Navidad sembradito de regalos la mañana del 6 de enero.

Conclusión, me apena la incoherencia, que soy la primera que en otros aspectos la tendré (toca reflexionar sobre ello mecachis), y lo que nos gusta dar morcilla al prójimo en lugar de estar tranquilitos, calladitos, que ya dice el dicho que favorece mogollón, y empatizar un poco con los demás. Lo suyo sería respetar TODO lo respetable o, al menos tolerarlo, o si acaso, no dar el coñazo a los demás (como tal vez yo esté haciendo pero a nadie obligo a leerme).

Normalmente soy muy políticamente correcta porque yo he venido aquí a hablar de mi libro a contar mi vida maternal, mis penas y alegrías, a reírme y desahogarme y a aprender, que lo hago mucho, de otras personas con las que interactúo en las redes gracias al blog. Y huyo de polémicas, que bastante estrés tiene la vida 1.0 como para que también lo haya en la 2.0. Pero pienso en el mundo que estamos conformando para los peques y me da entre pena, asquete y alipori. Luego me acuerdo de las maravillas de las que es capaz el ser humano y se me pasa.

Para críticas y aportaciones son bienvenidos los comentarios más abajo SIEMPRE QUE NO SE FALTE AL RESPETO A NADIE. Espero no haberlo hecho yo ya que mi intención no es esa en absoluto si bien soy consciente de lo que he escrito y estoy abierta a contrastar mi opinión y cambiarla si encontrara argumentos.

9 besos y 1 abrazo


Puedes encontrarme en

Facebook: Nueve meses y un día después

Twitter: @nuevemesesundia

Instagram: @9mesesy1diadespues

Mi casa ;)