domingo, 1 de noviembre de 2015

Cómo dar Apiretal (y no ser potado en el intento)

Cómo dar Apiretal y no ser potado en el intento. Pues muy sencillo. O no tanto. Pero vengo a contaros el truco que utilizamos en casa.
Si alguien no lo sabe, que lo dudo, el Apiretal pertenece a un grupo de medicamentos llamados analgésicos y antipiréticos y está indicado en estados febriles y para el alivio del dolor leve o moderado. Vamos, que reduce el dolor y la fiebre.
Afortunadamente el peque no ha tenido fiebre muchas veces. De hecho ha tenido fiebrecilla, lo que viene a ser el lenguaje curto febrícula. Así que no le hemos tenido que dar Apiretal en muchas ocasiones. Pero, ya la primera, fue gloriosa. Como ya conté en este post sobre mis creencias de lo que sería el primer año una de las cosas que no se cumplió fue que nos potara encima a tutiplén. Solo ha sido una, por ahora, a su padre y el día de la primera dosis de Apiretal. Lo típico, de madrugada, fiebre, miedín de primerizos, qué hacemos, le damos, no le damos... Decidimos que sí, probablemente innecesariamente. Yo caté la sustancia en cuestión, con ese color pócima de bruja y bueno, sí, no es precisamente chocolate pero me pareció potable (de tragable). El Santo coincidió conmigo pero no en el mismo sentido de la palabra potable. Es un bebé y, por tanto más literal, así que le dio el sentido de vomitable y la potó entera junto con las reservas lácteas que aún pululaban por su estómago. Encima de su padre. Qué gustito. No es lo mismo probar una gotita que un buen chorrito; es terriblemente amargo y, si bien al enano le pirran las alcachofas, se ve que no puede soportar ese sabor (otras luchas han venido después).
Pensando, pensando, no nos convencía el truco del biberón porque si se lo toma entero estupendo, pero si se deja la mitad es imposible saber qué dosis del medicamento le ha llegado.


Así que se me ocurrió llenar la jeringuilla con la dosis correspondiente y el resto con agua, de forma que el sabor quedará diluido. Así se lo dimos y funcionó. En cualquier caso lo hicimos despacio y alguna arcadilla dio.
Por supuesto, tras una pota reciente (pero no sobre nadie jeje) por el mismo motivo preguntamos en la guardería que cómo le daban allí el dichoso medicamento y nos dijeron que le dan uno más asqueroso todavía y que le tumban sobre sus piernas, jeringazo en la boca del tirón y que ni se retuerce ni vomita ni nada. Ay, Señor, por qué...

Os dejo aquí una calculadora de la dosis de apiretal muy útil por eso de que los prospectos a veces parecen tener patitas. También podréis ver en esa página recomendaciones como que no se debe dar apiretal si la fiebre es inferior a 38º en la axila. Si sois más de papel aquí podéis ver el prospecto Apiretal 100 mg/ml solución oral Paracetamol de la mano de la Agencia español de medicamentos y productos sanitarios.

Seguro que muchas hacéis el truco de la jeringuilla también pero, ¿tenéis otros? Compartid, pecorillas. Ja,ja,ja.
Espero que a las que no lo conociérais os sirva este mierderconsejo.