jueves, 1 de octubre de 2015

Los niños, en los asientos traseros

Los niños, en los asientos traseros, por ley, obligatoriamente a partir del 1 de octubre de 2015.

Nunca hemos llevado a El Santo delante. Ni con el airbag desconectado. Cuando nació ya se oía que se iba a prohibir y, aunque no siempre la ley tiene razón (eso es así), en este caso me pareció un tema de seguridad clarísimo. Que sí, que si va uno solo en el coche con la criatura puede ser un poco rollo, sobre todo cuando son muy bebés. Pero se puede poner un espejito y le ves a través del retrovisor.


Para muestra un botón y unos pinreles de lo más amorosos


Tendremos que esperar a que mida 1,35 cm el pequeño pollo para que pueda ir de copiloto. Anda que no queda nada... Aunque dicen que pasa volando. Probablemente para esa época él preferirá ir detrás y con los cascos, para no oírnos. Qué se le va a hacer. Ahora soy yo la que no le quiero oír  a veces (noches, lloros) luego será él el que no me querrá oír nunca. Ahora no me deja dormir él, luego aspiraré bien tempranito los findes. La vida son rachas.

Volviendo al tema, solo hay tres casos en los que sí está permitido que vayan delante y vienen a ser cuando no queda otra:

1. cuando las plazas traseras estén ocupadas por menores que midan menos de 1,35 cm (qué maravilla, un coche plagado de seres bajitos. Tan plagado que a uno le tienes que sentar delante, es decir, que cargas llevas cuatro. Estoy deseando.)
2. cuando los sistemas de retención no quepan en los asientos traseros (Puede ser a partir de tres bichos en el coche si este es estrecho. Lo ansío igualmente pero me parece que no llego.)
3. cuando solo haya dos plazas en el vehículo (claro, llevarlo en el capó como que no. Para el próximo tractor que compre ya sé que puede ir delante conmigo. Me quedo mucho más tranquila)

(Por San Isidro, patrón de los conductores, que el cachondeo que no contrarreste  la importancia del asunto, ¿eh?)

Así que, ya sabéis, por seguridad primero y por no llevarnos el disgustillo monetario de la multa y correspondiente retirada de puntos. De tres ni más ni menos.

Y al hilo de la seguridad, tengo un par de post muuuuuy pendientes sobre los sistemas de retención infantil A CONTRAMARCHA. Aunque procuro no aconsejar mucho (de ahí el momento mierderconsejos),  sí soy un poco chapas con los que me rodean con este asunto pero es que está demostradísimo el aumento de seguridad con este tipo de sillitas. Así que, si estás pensando en comprar una, no lo dudes. La seguridad es lo primero; no hay excusas. Y, si no, ya lo veréis si algún día publico uno de esos post sobre el tema que tengo cogiendo polvo.

Conste en acta que este niño no cata móvil ni demás artilugios.
Es youtube con nuestro amigo Morzart y su efecto sedante.
Supongo que ya sabríais la normativa pero sed majetes y compartid.
Gracias por pasaros.