lunes, 13 de julio de 2015

Elegir silla de paseo

Elegir silla de paseo es, en mi caso, como todas las compras de cachivaches bebiles, una tarea a la que me he dedicado con pasión y desesperación. ¿Por qué? Porque me introduzco en una búsqueda obsesiva estableciendo requisitos, comparativas de características y precios... Vamos, que entro en bucle. Pero es que me da miedo equivocarme máxime cuando precisamente baratas no son estas cosas (en borradores tengo un post sobre las sillas de coche a contramarcha).

Ahora que ya tengo la silla, a la espera de que me la manden ya que parece que viene de las Antípodas o algo porque está siendo la cosa el parto de la burra, procedo, porque sé que no os interesa y sobre todo me sirve de terapia, a trasladaros los ..... redoble de tambores...

MIERDERCONSEJOS PARA ELEGIR UNA SILLA DE PASEO:



1. MANILLAR CORRIDO. (requisito FUNDAMENTAL) Es decir, que tenga un solo mango. Las sillas con cierre tipo paraguas, que en teoría ocupan menos, tienen, por lo general, dos mangos. Esto, para mí es la muerte ya que: si te llaman por teléfono no puedes hablar (ni tuitear, ni cotillear instagram, ni hacer una foto, para qué nos vamos a engañar), si llueve no puedes llevar paraguas, si te quieres asomar a ver a tu criatura tienes que pararte... A menos que quieras empezar a dar vueltas en círculo conduciendo con una sola mano. Muy divertido. En cualquier caso, si os interesa mucho este tipo de plegado, hay modelos de manillar corrido y cierre paraguas. El tipo de plegado, por tanto, no es importante para esta familia.




2. MANILLAR ELEVABLE O ALTO. Bajitos no somos así que ir agachaditos empujando la silla como que no, sobre todo El Santo sénior.

3. POCO PESO. No me voy a gastar una pasta para que la silla de paseo pese más que el carro del trío. Me ha asombrado que casi todas las sillas tienen un peso similar al de nuestro carro.

4. CESTA GRANDE. Ya lo dice el abuelopaterno, que nuestro carro parece un trastero. Que si mochilla portabebés, que si trona de viaje (somos muuuy callejeros así que va con nosotros con mucha frecuencia), que si me dejo el detergente una semana olvidado ahí abajo yendo y viniendo a la guarde... Además llevamos en el manillar ganchos para colgar bolsas. Vamos, prácticamente un guardamuebles es el carro de El Santo. Y de esto deriva el siguiente punto.

5. KILOS SOPORTADOS. Muchas sillas llegan hasta 15 kilos pero si El Santo pesa ya más de 12 y llevamos un trastero... no me salen las cuentas. El peso que soportan las sillas se refiere al del niño en cuestión más las bolsas del Mercadona, que no flotan ni nada. Esto lo uno con QUE NO VUELQUE FÁCILMENTE al cargarla.

6. RUEDAS GRANDES. Cada vez que veo a esos padres que más que llevar una silla parece que están manejando un martillo hidráulico... Me parece poco práctico tanto para el que empuja como para el que va sentado. Además, solemos pasear por zonas antiguas de la ciudad empedradas y andamos rápido, como si hubiéramos robado, con lo que unas ruedas grandes son importantes. Las dos posiciones de las ruedas, fijas o que se muevan, también es un punto a favor porque facilita manejar la silla en función del terreno.

7. RECLINADO. Para poder comer tranquilos alguna vez que pueda dormir siestas a placer. Lo ideal es que tumbe del todo y si el reposapiés se sube ya es la perfección.

8.  CAPOTA GRANDE. Para que no le dé el sol al churumbel, que parece descendiente de Cásper.

9. PLEGADO SENCILLO.  Lo normal es que no haya que quitar la capota (cosa que en el trío sí y es un tostón) pero me he asegurado. Nuestra nueva silla se pliega tirando de una hebilla, con una sola mano y, tal cual, la puedes meter en el maletero. Se acabaron las maniobras militares para guardar el puñetero carro. Creo que voy a llorar.

10. POCO ESPACIO PLEGADA. No era muy importante pero ya que estamos... Como se cierra tan fácil creo que la dejaremos plegada en casa y así no ocupa espacio, que vamos poco sobrados de eso.

Otra cosa valorable es que el arnés sea de cinco puntos pero que las partes de arriba y de abajo se puedan separar. Me lo comentaron unos amigos, con un niño un año mayor lo que es una joya porque te anticipan posibles cagadas, porque si no se plantea un problema a la hora de poner algunos sacos o colchonetas (no lo puedes meter por lo agujeros porque el arnés está unido).

Nuestra futura nueva silla, que ande andará, cumple prácticamente todos los requisitos pero sí que habido algunas cosas que me hubiera gustado que tuviera y no tiene: el resposapiés no sube por lo tanto no queda totalmente tumbado el niño; no tiene barra delantera incorporada pero existe como accesorio así que se lo hemos añadido con lo cual resolvemos lo del resposapiés porque aquí el amigo chuleta, suele apoyar los pies ahí, sobre todo cuando duerme.
Espero que no me decepcione cuando la tenga. La he comprado por Internet pero la toqueteé en tienda, lo que es fundamental.

¿Coindicen vuestros requisitos con los míos? ¿Acertasteis con el modelo elegido?
Contadme, contadme.