miércoles, 3 de junio de 2015

Piscinas, playas y bebés: flotadores, manguitos y demás chismes

Piscinas, playas y bebés es para mí una conjunción regulera y, supongo, agotadora. Digo supongo porque el año pasado no catamos la playa como expliqué aquí razonadamente. Y la piscina solo un día, que fue fantástico porque El Santo alucinó con el agua. Como tenía menos de seis meses y no se les debe poner crema protectora y el amigo tiene una piel tipo Cásper no nos pareció muy prudente. Amén de que una tiene su dignidad y no se reconocía en esa masa en la que se convirtió mi cuerpo y que estoy en vías de resolución.

La semana pasada Cristina nos daba ya el toque de que los calores están aquí con el post Prepárate para el verano y nos enseñaba unas cosas ideales: trajes de baño, mini toallas, juguetes, gorritos y demás.Todo muy mono y súper comprable, por desgracia, je,je,je. Pero yo que soy de espíritu práctico y poco multimillonaria solo tenía una obsesión: cómo narices iba a bañarse el niño con seguridad sin estar permanentemente en modo monito con su padre o conmigo. Había mirado un  poco y veía que todos los manguitos eran para mayores de dos años y su uso está desaconsejado. De hecho, según donde mires los ponen como la versión inflable de Satán. Tampoco me había puesto en modo búsqueda obsesiva pero lo poco que alcancé a valorar no me convencía. Hasta el otro día que fui a una tienda y hoy, el fin de semana he hecho lo que a mí me ha parecido un gran descubrimiento. Vamos por orden.

La tienda en la que pregunté es Eureka Kids, que por cierto me gusta bastante y además en la de mi ciudad la dependienta es encantadora. Me enseñó el flotador que podéis ver en las fotos tan seguro, por lo visto, como caro. Era mi primera opción pero me daba miedo que luego no nos gustara. Lo podéis ver y comprar aquí. Los tirantes también se inflan de forma que se ajustan, con más o menos aire, al peso del infante en cuestión. Me da la impresión de que es un poco tostón, y alguna crítica sobre este aspecto leo, de poner. Pero, en teoría, es más adecuado por la postura que le queda al niño, como más natatoria, vamos. Aunque en este momento mi objetivo piscinero es más vivir tranquila y que no se ahogue el niño. Básicamente.
Este modelo sirve para niños de 8 hasta 18 kilos, de 6 meses a 3 años, si es que te aguanta tantos veranos.



Con este flotan felices los  pollos de 15 a 30 kilos, de 2 a 6 años.
Modelo "madurito": niños de 20 a 36 kilos, de 4 a 8 años




Aquí tenéis los enlaces a Amazon, donde los he encontrado más baratos (mirad gastos de envío claro)

 




Buscando un poco más he encontrado en Decathlon un flotador con bastante buena pinta y bastabte más barato. Pero hemos sobrepasado con el peso indicado, de 7 a 11 kilos así que no lo vamos a probar.


En  Mothercare he encontrado algunos similares pero para niños de 11 a 15 kilos, de 1 a 2 años aproximadamente.




Y este es del que os puedo hablar porque lo ha catado, y gozado, El Santo. Ha parecido por arte de birlibirloque en casa de mis padres. Nos ha encantado y el niño ha alucinado (yo creo que en otra vida fue delfín o algo porque le flipa el agua). Debe ser muy cómodo para él. Y desde luego para meterle y sacarle sí que lo es, que bastante catacroquer (como diría mi loca de La psicomami) tenemos ya las espaldas. Procedo a explicaros sus bondades y os adjunto un par de imágenes de dos modelos encontrados en Amazon, con su correspondiente link por si os interesa comprarlos, que me he hecho afiliada, a ver si dejo de trabajar. Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja. 
Son mucho más baratos que el primer modelo, aunque no sé si menos duraderos. Los de Mothercare también son algo más caros. Es muy fácil meter al niño dentro. Tiene unas tiras en forma de cruz por las que se meten las piernas. La base del de Mothercare es una especie de braguero (bonito palabro) que sí que parece más firme pero también más complicado meter a los peques. Aunque por supuesto que hay que estar supervisando PERMANENTEMENTE y con mil ojos, da la impresión de que no se vuelca ni aunque venga un tsunami, Dios no lo quiera. De hecho le he pegado meneitos y nada de nada.

                               

          






Y como colofón y para que veáis que no exagero con el disfrute piscinero, os dejo un vídeo


Y para vuestros retoños, ¿con que opción os quedaríais? ¿Habéis probado alguno? Que tengo que comprar otro y me vendría bien saberlo, je,je,je.