jueves, 21 de mayo de 2015

Comprar ropa para el bebé

Comprar ropa para el bebé o no tan bebé es una tentación. Sin embargo, casi cualquier madre dice que no sé cuántas cosas se quedaron sin estrenar o se usaron muy poco, bien por haberlas comprado un poco a lo tonto, bien por ser regalos para el olvido...

Así que aquí van unos mierderconsejos (aprendidos algunos a base de tortas) para no liarla parda:

-si tu criatura aún no ha nacido, cuenta con los regalos que te hará la gente, que los habrá, tanto antes como después de que llegue al mundo
-guarda como oro en paño los tiques de los regalos. Puede ser un poco tremendo pero hay que ser práctico y si no te gusta lo que te regalan o no le vas a dar uso... Es un poco chungo esto que voy a decir y no significa que yo lo haya hecho... Como de bien nacidos es ser agradecidos, le pones la prenda en cuestión al churumbel sin quitarle la etiqueta, le haces un par de fotos y, hala, enviar por Whatsapp y dar las gracias. Así todos contentos. Anda que no.
-guarda como oro en paño tus tiques. Yo me llevo las cosas a casa y, como tengo un mes para devolverlas, pues ya voy madurando si fue un arrebato, si le hace falta en realidad, si no lo necesita pero me da igual, si tiene algo parecido...
 -evita comprar antes de tiempo, es decir, compra lo que vayas necesitando para minimizar el riesgo de perder dinero. Si que es cierto que cuando no son tan pequeños y ya no crecen tanto tal vez si se pueda aprovechar las rebajas de la temporada con vistas a la siguiente. Pero al principio es muy difícil calcular porque crecen mucho y tienen picos de crecimiento.
-lleva contigo un body u otra prenda para compararlo con lo que le quieras comprar. Desconfía profundamente del tallaje ya que hay marcas hechas para gigantoniños y otras que deben suponer que en lugar de bebés tenemos habitantes de Liliput. Ahora lo que hago es compararlo en casa con ropa, no la llevo encima: camiseta/pantalón/sudadera nueva sobre camiseta/pantalón/sudadera que sé que le queda perfecta y listo. Te ahorras probarle la ropa que no sé si es más tostón para el bebé o para ti.
-compra la ropa un pelín más grande. Con un poco de suerte te durará toda la temporada. Al principio estará un poco pintas pero no hay nada que un remangue no arregle. Tu bolsillo te lo agradecerá mucho
-haz, aunque sea mentalmente, modelitos, es decir, compra cosas que peguen unas con otras (lo que hacemos para nosotras mismas, vamos, a menos que seas parte del star sistem o algo y estés podrida de pasta)
- momento guarde, o momento guarre. 4 o 5 sudaderas, bodys, pantalones de chándal y camisetas. Versión larga o corta según la temporada del año. Por qué esa cantidad, porque lo normal es que cada día guarreé un montón y tener una para cada día facilita mucho la logística ya que te ahorras poner tropecientas lavadoras, y, sobre todo, hacerlo entre semana, que vamos todos como los locos. Es buena inversión y además, en H&M compras 3 básicos (que incluyen bodys, alguna camiseta, pantalón de chandal largo y corto y alguna malla) por 10 €. Y buscando, buscando, encuentras camisetas y demás a muy buen precio.

Además de en H&M, en Carrefour e Hipercor hay básicos a buen precio y con buena calidad. Incluso se encuentran algunas cosas con diseños molones.

Si tenéis prendas con etiqueta o en buen estado y no queréis procrear más o estáis convencidas de que vuestro próximo retoño va a ser de sexo contrario podéis venderlas ropa en Percentil, una empresa que se dedica a la compraventa de ropa.

He de reconocer que ha habido bantantes varias cosas a las que les hemos dado muy poco uso.

Y en vuestras casas, ¿se os quedaron muchas prendas colgadas, nunca mejor dicho?