domingo, 19 de abril de 2015

La organización para la llegada del bebé: mierderconsejos para mantener el orden, y la cordura, en casa.

El orden con un bebé es algo fundamental en cualquier casa, pero muy difícil desde el momento en el que nace. Al principio, cuando son recién nacidos, no se mueven con lo cual no generan desorden directamente. Pero, ay, indirectamente... Indirectamente generan el caos. Que si dónde has dejado la vitamina D, que si aquí no hay pañales, que si que si. Y, además, no hay tiempo para absolutamente nada, mucho menos para recoger. Cuando van creciendo, la cosa no mejora sino más bien todo lo contrario. Ya se mueven, ya juegan, ya abren armarios y cajones y lo sacan TODO, ya se entrenan para las olimpiadas de 2034 (buf, qué impresión) ensayando todo tipo de lanzamientos a diestro y siniestro. Pero bueno, eso es otro cantar y todo llega.


Mierderconsejos para mantener el orden en el momento de la llegada del bebé:

-Consensuar dónde se dejan determinadas cosas importantes: medicación para la madre si la necesita, la mencionada vitamina, accesorios para la lactancia, bien materna (sacaleches, pezoneras -ojalá que no-) o artificial (leche, tetinas...) y todo aquello de uso frecuente. Muchos nervios y pérdida de tiempo se ahorra uno, sobre todo si hay personas ayudando.

-Tener lo necesario para cambiar al bebé en varios sitios, o algo portátil donde llevarlo. Nosotros teníamos una caja de Ikea con un asa (en realidad es un complemento para meter en una caja y que así tenga dos pisos). Kilómetros de paseos de ay el pañal, ay las toallitas nos hemos evitado. Es más fácil cambiarle donde esté que llevarle a otro lugar. Y, por supuesto, simplifica mucho tenerlo todo a mano.



-Organizar los espacios de su armario o cajonera. De esto hablé en un post anterior con mierderconsejos para organizar las toneladas de ropa del bebéCuanto más visible esté todo mejor porque dependiendo del momento tendrá que echar mano el padre, la madre, la suegra... y como normalmente es una persona la que se encarga de meter la ropita, cremitas y demás pues el que no se ha encargado del asunto no sabe dónde está nada.

-Menos es más. Aunque nos encante todo lo relacionado con los miniseres, desde la ropita a las cremitas, cuantas menos cosas se tenga, menos habrá por medio. Además, al menos según nuestra experiencia, tampoco hacen falta tantas cosas para recibir a un recién nacido (tengo una entrada en borradores sobre este asunto).

-Establecer encargados. Divide y vencerás se dice. Si cada uno tiene asignadas determinadas tareas es más fácil que haya orden y que las cosas estén donde tienen que estar. La madre, cuantas menos tareas mejor, of course.

Y, lo más importante. ¡TIENES TODA LA VIDA PARA ORDENAR! Tras el parto es el momento de recuperarte y de cuidar del bebé. Obviamente tiene que haber unos mínimos pero... para sobrevivir vamos. Y si hay visitas pues, que las haya. Igual ni se dan cuenta del desorden, tal vez lo entiendan o puede que lo critiquen pero, como no te vas a enterar de lo que piensan, ¿qué más da?

¿Te parecen útiles estos mierderconsejos? ¿Cómo te piensas organizar u organizaste durante el "postparty"?