domingo, 29 de marzo de 2015

Viajar con bebés AJENOS o alguien tendrá que pagar nuestras pensiones.

Viajar con bebés ajenos (y propios no sé si casi más) es un coñazo, eso no lo niega nadie.  Lo que pasa es que es algo que se piensa y, por educación, no se dice. Y menos se publica en Twitter. Y menos aún con una foto de tan deliciosa compañía. Y menos aún todavía si eres un personaje semipúblico. Pero sí, estás cosas ocurren. Es una de las cosas malas de las redes sociales, que son muy inmediatas. Que se lo digan a Laura Caballero, guionista de La que se avecina, serie de la que El Santo sénior es fiel seguidor y que a mí también me gusta, por surrealista, que ha sido la que, a mi parecer, ha metido el patón. Igual de surrealista ha sido su comentario en Twitter. No se le ocurre a nadie, para empezar por políticamente incorrecto (así es la sociedad), hacer un comentario (que ni voy a reproducir ni voy a colgar el pantallazo porque no pretendo aquí hacer leña del árbol caído) quejándose de la que te ha caído encima por tener un viaje larguito sentada frente a una madre y su criatura. Foto incluida (sin rostros, of course)

sábado, 28 de marzo de 2015

Educar con el ejemplo

Educar con el ejemplo me parece la base de todo. No puedes pedir a tu prole que haga lo que tú no haces y viceversa. Y, pese a que El Santo tiene un año escaso, ya lo he vivido .



jueves, 26 de marzo de 2015

Reutilízame: caja de cartón forrada

Una caja de cartón forrada puede convertirse en el culmen del entretenimiento. Probablemente ser madres y salir menos por la noche, y con el triple de logística por el día, también influye. Y que te guste guardar cosas para inventar también. No pensaba yo hacer este tipo de entradas pero cuando las veo en otros blogs me gustan porque me dan ideas. Por ejemplo, Krika tiene algunos post de manualidades molonas y sencillas. Así me he crecido y he dicho venga, una entrada con un Do It Yourself de esos tan de moda, lo que viene siendo un Hazlo Tú Mismo, que es bastante más manchego.

lunes, 23 de marzo de 2015

El médico de mi hijo

El médico de mi hijo ha sido una persona diría casi decisiva en su vida. Y por qué digo esto, por muchas razones. Razones que marcan la diferencia entre un pediatra y otro. Tenía este post pendiente de escribir, como homenaje a él y leer la mala experiencia de Cristina en su blog Bienvenida mamá lo ha hecho resurgir. ¡Hay esperanza en el mundo de los pediatras! No todos descienden de Herodes.

No fue el pediatra que elegimos, a ciegas, en el centro de salud que, en principio nos correspondía. En principio porque, aunque no te lo cuentan, al parecer nuestra ciudad es algo así como distrito único, es decir, que puedes elegir cualquier médico de cualquier centro de salud. Pues nada, que ese primer pediatra, ese hombre de Dios (por no decirle otra cosa) fue un absoluto desatino. Tal vez si el recién nacido no tiene problemas pues funcione bien pero si, como es el caso de El Santo, tras la normal pérdida de peso no lo recupere ni engorde... Pero, vamos, que tampoco, porque que una consulta de pediatría, a la que suelen ir dos personas y el niño, sobre todo cuando es recién nacido, tenga una sola silla para sentarse... Tal vez sea porque el espacio es pequeño no lo sé. Pero al lado está la consulta de mi médico de cabecera que es una plaza de toros sin necesidad. Pero bueno, de cómo parecía que quería engordar a El Santo para comérselo en Navidad no es de lo que venía yo a hablar.



El primero motivo por el que el pediatra runner/patorras/jipi (estos son los varios apodos que le hemos dado en esta casa en la que todo lleva mote si bien le solemos llamar por su nombre de pila) ha sido tan importante es que gracias a él mantenemos la lactancia a día de hoy (casi 13 meses). Mis tetas también han tenido algo que ver, claro. Cuando le conocimos El Santo no engordaba nada de nada y mis pezones (horrible palabro) eran pura grieta. Tanto que pensaba que nunca recuperarían su forma original; así de faltos de partes estaban (siento ser tan explícita pero es lo que hay). Así que nuestra lactancia, fatal establecida creo yo, peligraba día sí, día también. Gracias a su apoyo, no solo médico en el sentido de ver si el niño tenía frenillo y revisar nuestra postura al amamantar, cuando aún no era su pediatra por cierto, sino también moral y psicológico, tiramos para adelante. También tuvo mucho peso la ayuda recibida de un GALM (grupo de apoyo a la lactancia materna), otro post pendiente.

viernes, 13 de marzo de 2015

Regalos para recién nacidos

Regalos para recién nacidos hay muchos y en la variedad está el gusto, y el disgusto porque te puede tocar en suerte cada joyita...
En teoría, no es muy difícil comprar algún regalo para una familia que acaba de tener un bebé. Pero hay que tener en cuenta algunas cosillas.

4 mierderconsejos  para regalar a un recién nacido:

-mierderconsejo estelar PREGUNTA A LA FAMILIA qué necesita. Esto es genial porque aciertas seguro! Ahora  bien, qué pasa cuando te dicen esto, que te da apuro porque no sabes cuánto dinerito tienen pensado gastarse. Problema resuelto: pregunta a la familia sobre cosas concretas. Ejemplo 1: "si te viene bien la cuna de viaje te la regalo yo. Dime entre esta, esta y esta cuál preferís" Esta, esta y esta pueden ser fotos, links... Así, la familia puede ver las características y elegir.