lunes, 23 de febrero de 2015

1 año después

Hace exactamente un año hoy era el gran día, el día de la FFP, que no es ningún índice económico ni ná, sino la fecha probable de parto, es decir, el día que salía de cuentas. Era un domingo y, como los anteriores findes de semana, nos echamos a las calles porque, "igual es el último día que..." salimos a comer, vamos al cine, podemos ir de compras... Y así un largo etcétera de excusas para irnos de parranda, que es nuestra mayor afición.


He puesto una cara de cerdito porque no había de ballena pero mi cuerpo tiraba más hacia la fisonomía de ese animal. Además, como animal acuático que era, medio rompí aguas ese día. El resto, lo conté aquíaquíaquíaquí y finalmente aquí. Sí, cinco entradas, figúrate lo breve que fue la cosa.

En este momento, mi súper amiga y hadamadrina de El Santo está a las puertas de ese momento porque sale de cuentas el día 2 de marzo, un año y cuatro días después del nacimiento de su ahijado. Y estos días y más ayer, hablando con ella, no paro de recordar esos últimos días preparto, pre llegada del mayor cambio en mi vida (mucho más para bien que para mal pero de todo ha habido). 
Así que, aquí van unos MIERDERCONSEJOS para la previa, en argot futbolístico dado el balón que todas llevamos en esos últimos momentos.




Me explico, que no se trata de poner el cuerpo malo. Del parto nos hablan mucho y luego no es para tanto (más o menos, que cosquis tampoco hace). Tiene principio y fin bien definido y lo normal es que vaya todo bien. Hay postpartos de oro, de esos de los que las madres casi no se enteran. Ojalá sea el tuyo. Pero mentalízate de que unos diíllas malos pasarás, que estarás cansada, que la lactancia a veces cuesta, que no siempre sientes amor brutal desde el minuto 1... No pasa nada. Todo irá a mejor día a día. 

*(Nota: of course todo esto es cuando eres primeriza. Con un niño ya en el mundo... la cosa está más complicada)

¿Alguna cosa más que recuerdes te moló hacer/echas de menos ahora?
Cómo cambia la vida, ¿verdad?