jueves, 27 de noviembre de 2014

9 meses y 1 día después, de nuevo. (Recopilatorio de un año y medio de mi/s vida/s)

Nueve meses y un día después. De nuevo, hoy, 27 de noviembre de 2014.


Todo empezó el 25 de mayo de 2013, como conté en esta entrada, con una boda preciosa vivida con una intensidad que nos sorprendió tanto a El Santo sénior como a mí.

lunes, 24 de noviembre de 2014

25 de noviembre, día internacional contra la violencia de género.

El 25 de noviembre es el día internacional contra la violencia de género. Lo fijó la Organización de Naciones Unidad, respaldada por sesenta países y se eligió este día porque fue en el que, desgraciadamente, las hermanas Mirabal fueron asesinadas por encargo del dictador Rafael Leónidas Trujillo en 1960. Patria, Minerva y María Teresa eran tres activistas que perseguían derrocar al caudillo.


En relación con este día se celebró el viernes 21 una jornada titulada "La violencia de género entre jóvenes. La influencia de las redes sociales". Más allá de los largos y rimbombantes discursos de diputados, delegados y demás (el curso lo organizaba la diputación de la ciudad en la que vivo y la delegación de Igualdad y Mujer), fue muy interesante. Lástima que se perdiera tiempo con "doy la palabra a la delegada de puturrúdefua"  porque esto le restó duración a las cuatro ponencias de los expertos allí convocados. Expertos que, por supuesto, saben más del tema que los políticos. Pero bueno. 

sábado, 22 de noviembre de 2014

Pies, para qué os quiero

Pies, para qué os quiero... Para que crezcáis sanos y fuertes, para que ayudéis a El Santo a gatear, a caminar, a correr, a saltar, a pisar charcos, a hacer deporte, a hacer piececitos cuando se enamore...
No nos fijamos mucho en los pies, a menos que huelan a queso de gruyer, cosa que por cierto le ocurrió, para nuestro espanto, a El Santo una época de muy bebé. Poquito miedo pensando que si le cantaban así en ese momento en su adolescencia tendríamos la Traviata en casa. Pero, por lo visto, es por el torrente hormonal que le quedaba del periodo de antes de mudarse al mundo exterior. También caemos en que existen cuando son feos; de ahí la expresión, que me encanta, de ser más feo que un pie. O cuando son ideales, cosa que creo que solo ocurre cuando son pequeñitos. Y, cuando más caso se les hace, cuando duelen y salen durezas, callos y demás lindezas. Pero, por lo demás, poca cuenta se le echa a esta parte tan importante de nuestra anatomía, que nos sostiene y permite movernos. Así que, para prevenir futuros inquilinos de nombre juanetes y otras obras de arte, debemos empezar a cuidarlos desde la más tierna infancia.


Hada madrina (de El Santo), nació con los pies chunguichungos y tuvo que someterse a numerosas operaciones pese a las cuales, tiene dolor prácticamente a diario. El tema estético es lo de menos. Fue ella la primera persona que me comentó que, al enano, nada de zapatos, que el pie tiene que crecer y desarrollarse. Yo, ni idea tenía, como de prácticamente todo lo relativo al mundo bebil.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Mala madre-buena madre

Mala madre-buena madre, que debate más manido.  
Sí, es cierto, hay cosas buenas y malas objetivas pero, en la crianza, hay mucho de subjetivo. Lo que para uno es adecuado para otro es terrible. Pero, claro, la situación, la historia detrás de cada madre y de cada hijo tienen mucho que decir.
Siempre es más fácil criticar hablar, cuando a uno le pilla lejos, cuando es el hijo de otro o cuando no tenemos hijos.
Creo que nos falta mucha empatía para intentar ponernos en los zapatos de otras madres en lugar de criticar lo que hacen. Y también nos falta seguridad en nosotras mismas, instinto y confianza.
Cada madre libra su propia "batalla": trabajo dentro y muchas veces fuera de casa, mimos a nuestros pequeños, quebraderos de cabeza para que lleven una dieta equilibrada, organización de tropecientas cosas, escaso tiempo libre, prácticamente nulo cuidado de una misma más allá de procurar cortar los mejillones en que pueden terminar nuestros dedos y lavarnos las descuidadas greñas (ir a la pelu es un extra). 

lunes, 10 de noviembre de 2014

La caja de vida

La caja de vida es la típica ñoñada que quería hacer, pero no como la he hecho.
La idea era ir guardando sus primeras cosas relevantes o graciosas. Como no tenía una caja lo suficientemente grande a la par que mona, he estado guardando cosillas por aquí y por allá. Un desastre. Su primer billete de avión lo tengo deslocalizado ya. 
Pero, con el típico síndrome de Diógenes que me caracteriza a veces (porque otras me entra agobio y arraso tirando cosas sin mirar, literalmente, atrás porque si no me entra una especie de idiotez recubierta de pena que hace que no deseche cosas de hace un lustro) ha surgido la Caja de vida 2.0 
Resulta que iba a tirar la cajita monísima en la que venía un mordedor de nuestra querida Sophie la jirafa. Procuro, si no le veo la utilidad en el momento, tirar lo que sea que tenga entre manos. Pero, en estas, se ha conjugado en mi cabeza el trinomio caja con ventana transparente-whasi tape de mis amores-foto. 

lunes, 3 de noviembre de 2014

Currando, me paso el día currando


Currando, me paso el día currando... Sí, como la canción de Alaska pero en versión mucho menos molona. De hecho, son las 22 horas de un domingo previo a un día festivo (oleoleole) y aquí estoy, mientras El Santo sénior mete un pizza en el horno, cerrando el correo del trabajo y abriendo el blog. Blog que tengo abandonado porque no me da la vida para más. Conciliar trabajo y familia más o menos pero ya trabajo, familia y ocio personal...
madre-trabajadora-conciliacion

No me quejo (bueno sí, pero no aquí) porque tengo un horario muuuuy bueno (excepto el lunes pero en horas de trabajo son ocho y media así que tampoco pasa nada) y muy pocas horas de trabajo presencial. Y, he aquí el "problema".