sábado, 16 de agosto de 2014

El diario del embarazo y del primer año de las criaturas

El diario del embarazo es una tarea pendiente que tengo. Sí, ya sé que El Santo nació hace cinco meses y medio pero... Me parece muy bonito para luego poder recordarlo. Quiero hacer un scrapbook con las ecografías y fotos de la barrigota. Tengo los materiales y hasta hice la portada. De hecho también tengo pendiente otro álbum, del mismo tipo, de nuestra boda y viaje de novios. En París compré el álbum, que es un cuaderno de anillas así como sellitos y otras cosas en una tienda en la que hubiera estado más tiempo que en el Louvre. Me flipan los artículos de papelería. Se llama Tout Noté y está en 35 Rue Jussieu  5th Arrondissement.
Tal vez lo que tendría que haber hecho es haber comprado uno prefabricado, sí, menos original, pero lo hubiera tendría terminado. Ahora he encontrado este, que me ha parecido muy chulo ya que tiene, además de espacios lacrimógenos para poner ecos y "plasmar sensaciones y recuerdos", consejos varios: médicos, prácticos, de belleza, dietéticos (porca miseria, quien los hubiera seguido en su momento)...
Me parece un regalo muy molón para una embarazada. Yo, entre que el primer trimestre me volví loca y no paraba de dormir, que el segundo empecé a trabajar y que el tercero seguía trabajando y luego de baja pero ultimando las chorradas que crees fundamentales para que nazca la criatura, no hice na de na.



Para el primer año de El Santo, y algo más creo, no vamos a ser roñosos, me dejé de tonterías y compré uno en Imaginarium. Arrepintiéndome después porque  Mr Wonderful sacó al poco uno idealquetemueres. Creo que si lo encontrara físicamente en una tienda lo compraría y pasaría del otro. Pero, vamos, el que tenemos es monísimo (el que no se consuela es porque no quiere) y no me acuerdo de mis datos de Paypal (único método de pago de los Wonderful). Como ahora estoy deseando sentirme un ser independiente de El Santo, al que amo pero que me agota, los miniratitos, léase 10 minutos, que tengo, voy completándole el álbum.
Mi padre nos hizo un librito de estos a mí y a mis dos hermanos y, la verdad, es muy chulo ver que primero estabas hecho un ceporro, que luego pegaste el estirón y te quedaste fideo (por poco tiempo), cuándo dijiste tus primeros palabros y cuáles fueron, salida de piños y más hechos vitales fundamentales; hay hasta fotos bonitas de gepeto adolescente. Así que quiero que El Santo tenga ese bonito recuerdo.
Vamos, que entre los scrapbooks pendientes, el blog y demás redes sociales y, SOBRE TODO, ocuparme de El Santo, no sé por qué tengo que volver a currar el día 1 (lagrimilla cayendo por mi mejilla). Tengo muchos quehaceres; lástima que sean no remunerados. El más molón, por lo que implica, fotografiar a #Sophiearoundtheworld

Así que ahí va mi primer Mierderconsejo*: si estás embarazada y te gustan las ñoñerías, no lo dejes para mañana, empieza ya con tu diario del embarazo.

Nueve besos y un abrazo.

*Mierderconsejo: consejo que nadie te pide, consejo que nadie quiere pero que a ti te da igual, que lo lanzas. Es decir, ABSOLUTAMENTE TODOS LOS CONSEJOS, incluso los pedidos.