domingo, 31 de agosto de 2014

Viajar en avión


Viajar en avión con un bebé no es tan complicado como podría parecer. Hablo de un vuelo nacional, de punta a punta pero nacional. Creo que la histeria materna/paterna es el primer factor a tener en cuenta porque hay momentos en los que desearías haberte quedado en el sofá de tu casa.

Vamos camino al aeropuerto; el segundo vuelo de El Santo. En el primero fuimos los dos solos, en amor y compañía. En este hay otras dos manos más; por suerte El Santo Sénior viaja con nosotros está vez.

Mierderconsejos para volar con un bebé
(los que llevan asterisco especialmente indicados para voladoras solitarias) -completados a la mañana siguiente con las actualizaciones del vuelo al que nos dirigimos-


viernes, 29 de agosto de 2014

El No parto. Capítulo II. Y se hizo de noche... y de día

 Y se hizo de noche... y de día.
Imagen tuneada tomada de http://www.freepik.com/free-vector/doctor-characters-pack_738193.htm
El capítulo I, llegada y primer día de hospital concluyó con una duchita nocturna, tras haber pasado el día ingresada pero como una lechuga, con "dolores de regla, es decir, contracciones no reconocidas en aquel momento como tales, pero si sospechosas. No le dije nada a El Santo sénior para que no se hiciera ilusiones la criatura. Pero, poco a poco, fueron a más. Ya me visualizaba prácticamente haciendo pujos. Porque yo, con mi positividad habitual, por la mañana pensé que por la tarde empezaría la juerga y, no empezando, tenía claro que por la noche y ya, cuando empezaron las molestias, estaba pidiendo cita en el paritorio. Eso era lo suyo ya que el lunes, primer día, estábamos a verlas venir, esperando a que me pusiera de parto yo solita. Si no se daba el caso, al día siguiente comenzaría la inducción, con un medicamento que se "trabaja" el cuello del útero, ablandándolo y adelgazándolo (para ver si así empiezan las contracciones) y, si tampoco, el miércoles, tercer día de hospitalización, con chute de oxitocina en vena. Hasta que fui consciente de esto paso muchooo tiempo. No sé si estaba atontada o qué pero no tenía claro cómo iba a ser el proceso, qué me harían cada día... Me daba cuenta justo antes. Tampoco creo yo que me lo dejaran claro clarinete. En cualquier caso, hasta el miércoles no íbamos a llegar hombre.

jueves, 28 de agosto de 2014

El No parto. Capítulo I. Llegada y primer día de hospital

Hoy, día 26 de agosto, hace seis meses, llegó al mundo El Santo. Nos costó un poco a los dos. Tanto, que tenemos para contar el parto y el NO parto. Empecemos por el principio.
Imagen tuneada tomada de http://www.freepik.com/free-vector/doctor-characters-pack_738193.htm

Salía de cuentas el día 23  febrero. Fue un domingo chachipiruli en el que, como todos los momentos en que podíamos durante las últimas semanas, El Santo sénior y yo aprovechamos para estar todo el día en "las calles", que es lo que nos gusta: comer por aquí, copita por allá (eso él, claro, yo llevo sin catar el alcohol 15 meses: operación regeneración forzosa de hígado). Pero, ese día, no pasó nada. Bueno, rompió aguas, eso sí, un radiador que acabábamos de arreglar para que futuro neonato, El Santo, no se congelara en el baño. Qué mala leche me entró. Pero yo, nada, tan pichi. Y feliz, además. Me encontraba genial (unas semanas antes estuve hecha una piltrafa) y además no sabía si me tocaría incorporarme al curro solo por unos días antes de las vacaciones. Así que no tenía ninguna prisa. Y él menos, como comprobaríamos después.

lunes, 18 de agosto de 2014

Misterios del embarazo. ¿Cuánto dura?

Misterios del embarazo hay muchos. El primero es que ya en el primer trimestre de embarazo, te crees, al menos yo, que estás embarazadísima. Ya, ya. Ya te enterarás. Pero, si no se nota nada, ¿cómo te sientes tan preñi?
A mí, como fue totalmente inesperado, aunque una tampoco es tonta, me volvió un poco loca la noticia. Y, supongo que el torrente de hormonascabronas que campaban a sus anchas por mi cuerpo tampoco ayudaban. Todo el día llorando y durmiendo, ambas cosas inusitadas en mí, tía recia y culoinquieto donde las haya (todo fachada, je,je).
Además, la cosa no empezaba bien: había bebido, fumado y tomado antibióticos. Y, por supuesto, el ácido fólico, que se recomienda tomarlo meses antes de embarazarse, no sabía ni que existía. Me pilló más perdida que el ojo de un maniquí (Sabina dixit). Too much. Pero, vamos, no sé si hasta recomendarlo porque El Santo júnior ha salido de anuncio y más bueno que el pan. Otro misterio, qué fuerte es un embrioncillo de nada. Aunque, por suerte, hasta que se implanta, pasan unos días en los que no está recibiendo tu drogaina. Sobre cómo nos enteramos ya escribí. Cómo me lo tomé lo cuento ahora: mal, muy mal. Si hay que ser honesta, hay que serlo. No me hacía ni puñetera gracia. No sé por qué porque tampoco es que fuera un accidente. Fue un "vamos a intentarlo". Quién nos iba a decir que saldría al primer intento, recién casadicos, angelitos. Un misterio más que a veces sea tan rápido y haya otros casos en los que se tarde mucho o, desgraciadamente, no se consiga. 

En fin, que comenzaba un nuevo "submundo", como llama El Santo sénior a esos momentosaprendizaje: amueblar tu casa, organizar una boda, EMBARAZO, crianza... y lo que te rondaré, morena. El Santo sénior flipaba y decía que necesitaba cierto reposo para pasar de un submundo a otro.

Pero, el misterio por antonomasia, es lo que dura. Y no por largo, que también, sino porque lo primero que aprendes, aunque algo te suena claro, es que el embarazo dura 40 semanas, que no coinciden con los famosos 9 meses. 9 meses multiplicado por 4 semanas da 36 semanas. ¡Vaya estafa! Nooo. La clave está en que saber cuándo ovulas es un pelín complicado pero de la regla seguro que te acuerdas porque, en general, deja huella en forma de ibuprofeno ven a mí.

sábado, 16 de agosto de 2014

El diario del embarazo y del primer año de las criaturas

El diario del embarazo es una tarea pendiente que tengo. Sí, ya sé que El Santo nació hace cinco meses y medio pero... Me parece muy bonito para luego poder recordarlo. Quiero hacer un scrapbook con las ecografías y fotos de la barrigota. Tengo los materiales y hasta hice la portada. De hecho también tengo pendiente otro álbum, del mismo tipo, de nuestra boda y viaje de novios. En París compré el álbum, que es un cuaderno de anillas así como sellitos y otras cosas en una tienda en la que hubiera estado más tiempo que en el Louvre. Me flipan los artículos de papelería. Se llama Tout Noté y está en 35 Rue Jussieu  5th Arrondissement.
Tal vez lo que tendría que haber hecho es haber comprado uno prefabricado, sí, menos original, pero lo hubiera tendría terminado. Ahora he encontrado este, que me ha parecido muy chulo ya que tiene, además de espacios lacrimógenos para poner ecos y "plasmar sensaciones y recuerdos", consejos varios: médicos, prácticos, de belleza, dietéticos (porca miseria, quien los hubiera seguido en su momento)...
Me parece un regalo muy molón para una embarazada. Yo, entre que el primer trimestre me volví loca y no paraba de dormir, que el segundo empecé a trabajar y que el tercero seguía trabajando y luego de baja pero ultimando las chorradas que crees fundamentales para que nazca la criatura, no hice na de na.



jueves, 14 de agosto de 2014

Sophie la jirafa no va a la playa

Sophie la jirafa sigue de vacaciones; en el norte, a la frejca. Es afortunada. Lleva una vida ociosa solo interrumpida por los achuchones y lametones de su dueño. La llevan y la traen tan a gustito. Y, los últimos sitios que ha visitado son...
Esta foto es de postureo total porque la playa, este año, ni pisarla. El Santo jr manda. A El Santo sénior y a mí nos parece pronto para llevarle a ponerse rebozado de arena. Cumplirá seis meses el 26 de agosto. 
Ya sé que muchísima gente lleva a sus bebés a la playa y me parece estupendo. Pero para mí no. Que por qué:
  • No se les debe poner crema protectora hasta los seis meses, según los pediatras. Y por muy a la sombra que estén, están expuestos. 
  • Creo que, en general, no disfrutan de la playa hasta que son más mayores. Aquí, además, es como bañarse en el Polo Norte.
  • Me parece incómodo para ellos. En una toalla están fritos, más en las playas del sur de España, aunque haya sombrilla. En el capazo mucho rato no me gusta que esté y llevar el carrito a la playa debe de ser EL INFIERNO.

martes, 12 de agosto de 2014

Odontopediatría

Odontopediatría, new concept. Al menos para mí, ignorante total en este tema. Siempre pensé que los dentistas que trabajaban con niños simplemente tendrían más mano, arte y paciencia y que algo sabrían sobre piños infantiles pero creía que también trabajaban con adultos. Pero me he enterado de que no. Los odontopediatras se especializan para tratar a nuestros querubines, además de tener paciencia y valor porque no debe ser fácil meter mano en mini bocas y menos con plasta padres, que los habrá, como espectadores. Me lo ha explicado el Dr. Javier Viéitez Riestra, de la clínica Corbal, al preguntarle yo por un chisme, uno más, que compré para lavarle las encías a El Santo. Lo vi en un episodio de Bebé a bordo, en el que, por cierto, decían que a algunas embarazadas se les mueven los dientes. Me pasa a mí y me da un tetele después de mis dos años de ortodoncia y de la pasta gastada por el Wedding Planner. ¡Y qué grima notarlo! Tengo pesadillas recurrentes en las que se me caen los dientes. Bonita estoy. Total, que el Dr. Viéitez me ha derivado a su compañera la Dra. Marina Varela, odontopediatra. Y me ha llamado antes de irme para resolver dudas. Una pasada como te atienden todos en la clínica. (No son mis primos ni me hacen precio, que conste ;))
Lo que me ha explicado es que es importante ir limpiando y estimulando las encías antes de que comiencen a salir los dientes. Para ello se puede utilizar mi chisme, una especie de dedal de silicona o una gasa humedecida enrrollada un un dedo.


domingo, 10 de agosto de 2014

Sophie la jirafa

Las bondades de Sophie
Sophie la jirafa, el primer juguete que le compramos a El Santo jr. Si El Santo sénior no se la compra, revienta. La conocimos por unos amigos que se la compraron a su peque, Martina. Y nos hablaron de sus bondades multisensoriales ya que, al parecer, estimula los cinco sentidos: la vista, por el contraste de los colores; el oído, por su sonido, como los patitos de goma (maravilloso para pisarla o sentarse encima cuando El Niño está a punto de dormirse); el gusto, ya que es ideal para chuperretear y morder; el olfato gracias al olor de la goma (huele a vainilla); y el tacto porque es suavita y de un tamaño perfecto para ser agarrada.

sábado, 9 de agosto de 2014

And the Oscar goes to...

And the Oscar goes to...ME!

9 de la mañana; El Santo júnior ha dormido del tirón desde que El Santo Sénior y yo nos acostamos. Se ha despertado a las 8, ha mamado y ha planchado la oreja, literalmente, de nuevo. Esta maravilla solo se ha visto interrumpida por el berreo de mi sobri de tres años a las 7 de la mañana. Me doy con un canto en los dientes. La casa está en silencio, cosa inaudita dada la cantidad de personas que convivimos en ella; y las que están por llegar. Y me recibo un comentario en mi última entrada. Se entenderá que solo que te comenten cuando eres una blogger incipiente hace mucha ilusión. Tonterías del ser humano eso de que nos hagan casito. Pero, no es solo eso; resulta que me nominan a un premio, el One Lovely Blog Award. ¡Si es que hasta el nombre es mono! 

Como no tenía ni papa de qué era, lo he googleado. Resulta que se trata de un reconocimiento de un blogger a otro para dar a conocer los blogs de otras personas. La verdad es que me encanta la idea porque, además, me ha permitido conocer el blog de Mamá sin red, que ha sido mi Nominator, que tiene un blog reciente la mar de chulo y a la que doy las gracias desde aquí por mi premio.
Procedo a mi discurso de agradecimiento en forma de respuestas al cuestionario de rigor que conlleva este premio.

jueves, 7 de agosto de 2014

Así nos enteramos

Así nos enteramos, con una prueba de embarazo baratucha hecha a escondidas. Poco de película romanticona.
A la vuelta de la honeymoon tenía ya el presentimiento y me notaba raruna, raruna; fundamentalmente caliente, como un poco febril, y con molestias barriguiles no asociables con nada.
La tarde del mismo día en el que tenía que venir mi amiga mensual, ausente ya desde hace catorce meses y medio, lo vi claro. Varias horas de reunión en el trabajo y yo no hacía más que pensar "en cuanto acabe, cojo el coche, me fumo un piti, que me veo que es el último, y voy a la farmacia a comprar una prueba de embarazo". Y eso hice. Una vez en casa, esperé a que llegara el Santo sénior y a tener ganas de hacer pipí. Pero me callé más que la h y me hice la prueba a escondidas, esperé el resultado a escondidas y flipé a escondidas.

lunes, 4 de agosto de 2014

1 de agosto: día de la lactancia materna

1 de agosto, día de la lactancia materna, proceso que tuvo un inicio más que complicado para El Santo júnior y para mí; pero de eso ya habláremos otro día. 1 de agosto decía. Y la gracia hubiera sido publicar esto ese día. Pero... hay un bebé de cinco meses de por medio y llegó el día 2, y el 3 y ya estamos a 4. Y también llegó mi felicidad, El Santo sénior. Suena cursi pero ahora mismo, además de por el amor que le profeso, es mi alegría por compartir a El Santo júnior, sobre todo en sus horas bajas. Que son las menos pero, después de 12 días ejerciendo de madre soltera (mi máxima admiración para ellas; siempre lo dije pero ahora más que nunca lo pienso) se me estaban amontonando. Pero ya terminó de levantar el país y ocho horas después de salir del curro ya se había cruzado la península cual ardilla de árbol en árbol y podíamos achucharnos los tres. Pero, al tema, la lactancia materna.
Ayer estuve en el dentista en la clinica Corbal, visita fructífera donde las haya, sobre todo para la cuenta del dentista, pero se paga besado porque son unos hachas, de trato súper agradable e inspiran mucha confianza porque destilan profesionalidad y seriedad; fructífera porque aprendí un par de cosillas con las que estoy preparando otra entrada. Y buscando información y leyendo cositas para ella encontré algunos aspectos ventajosos de la lactancia que yo creo, no se suelen comentar mucho o por encima. Se habla de los anticuerpos que recibe el bebé que le protegen de infecciones, de cómo la lactancia puede prevenir enfermedades como la diabetes o la obesidad, del consuelo y la sensación de seguridad que da el pecho al pequeño... Pero poco se menciona el beneficio sobre el desarrollo de la mandíbula , de la musculatura oral e incluso sobre la respiración nasal. Ojiplática me he quedado. Si es que, con la tetuela, todo son ventajas. Encontré la información en la página aquí.